El cine que estabas esperando

Archive for the 'Premios' Category

LA QUINIELA DE LOS OSCAR (2): Las técnicas y repaso rápido a lo obvio


¡El tiempo se nos echa encima y aun tenemos las nominaciones a flor de piel! ¡Rápido, rápido! ¡Vamos a ver las nominaciones técnicas deprisa y corriendo! ¡Vamos!

MEJOR MONTAJE DE SONIDO/MEJOR SONIDO: Vamos a aclarar una cosa, amigo. Ni tú ni yo, a no ser que te dediques profesionalmente a la noble profesión de editor de sonido, tenemos ni la más remota idea de qué se mira en un montaje de sonido, de si Spiceworld tuvo uno bueno (lo dudo, a tenor de los tímpanos rotos) o de qué diferencia hay con el Oscar al mejor sonido a secas. Suponiendo que el mejor montaje de sonido es cómo están hilados los diálogos, los efectos y la música y el sonido qué tal se escucha la cosa, podemos más o menos aventurarnos un poco… Al menos en las películas que vimos en V.O (dobladas ya no valen para esta categoría). De entre las nominadas, Wanted y Iron man (en el oscar a sonido, sustituida por Benjamin Button para, supongo, intentar hacernos ver que son categorías diferentes) parecen descartables, más que nada porque parecen elegidas al buen tuntún entre los superestrenos del año, y nos quedan tres películas. The dark knight es un peliculón con unos efectos geniales y un montaje brutal, pero no destacaba especialmente por su montaje de sonido, o al menos no tanto como las dos grandes posibles ganadoras: Wall-E, cuya primera hora se basaba de manera exclusiva en el sonido sin diálogos (¡y de qué manera!) y Slumdog millionaire, que cuenta con una apasionante mezcla que hace que todo fluya a la perfección y nos traslade directamente a la India. Entre las dos, ¿cuál puede ser la ganadora? Yo me quedo con Wall-E gracias a su impresionante primera hora, pero es muy posible que Slumdog millionaire empiece con su aluvión de Oscars desde aquí. Porque, a estas alturas, ¿alguien duda de que la mejor película estrenada en 2009 va a vapulear a sus contrincantes?
Mi apuesta: Wall-E
Posibilidad alta
: Slumdog millionaire
Si gana, adios a mi reputación: Iron man/El curioso caso de Benjamin Button

MEJORES EFECTOS VISUALES: Dura pugna la de esta categoría, vive dios, entre superhéroes enmascarados, armaduras voladoras y rejuvenecimientos en CGI. O lo era antes de que todos viéramos impresionados el paso de gigante que se ha dado en El curioso caso de Benjamin Button. Para aclararnos y que nos demos cuenta de que deja en ridículo a Iron man y a Batman: La primera hora de la película, con un Benjamin viejuno, este fue totalmente creado por CGI. Esto es, simplemente… wow. Es el primer paso real hacia las películas sin actores en las que no se note que no los hay (a mi me dieron el pego: Benjamin Button en todo momento me parece Brad Pitt o un doble. ¡Menudo paso desde la regulera The polar express, vaya! Ahora empiezo a entender el Avatar de James Cameron…). Iron man, sí, tenía planos espectaculares, pero ya hemos visto antes cosas parecidas. Y Batman, tres cuartos de lo mismo, era más destacable el trabajo de maquillaje que el de efectos especiales. Sin duda, la ganadora aquí será Button. Y si no, me comeré una zapatilla y lo subiré a Youtube. He dicho. Euh, vale, no he dicho nada.
Mi apuesta: El curioso caso de Benjamin Button.

 Rubén Fdez., ese visionario dibujante de pingüinos y regaderas

MEJOR MAQUILLAJE: Tres nominadas de nuevo, y una clara favorita, al menos tal como yo lo veo. Sí, Hellboy 2 tiene un curro impresionante detrás, pero el personaje principal es un copia-pega de la primera parte (obviamente, por otro lado. Solo faltaba que Hellboy fuera azul y con margaritas en vez de cuernos) y los villanos son de demasiada serie B como para ganar. La cosa estará, sin duda alguna, entre The dark knight y El curioso caso de Benjamin Button. La segunda cuenta con un maquillaje poderoso, increíble, capaz de mostrarnos a un Brad Pitt tanto a los 50 como a los 20 años y creérnoslo de las dos maneras, sin que cante demasiado. Ojalá ocurriera lo contrario con la joven Cate Blanchett, a la que no hay manera de creerse, y quizá ese sea el error que conduzca a Benjamin Button a no alzarse con la estatuilla. Y es que el maquillaje de Batman es impresionante. El Joker es, posiblemente, la mejor reinvención de un villano jamás realizada (aun recuerdo como muchos nos tuvimos que comer nuestras palabras diciendo que jamás superaría a Nicholson…hasta que vimos que este Joker era la versión madura de aquel), y Doscaras deja de piedra desde su primera aparición. Este será el primer Oscar para The dark knight, y ojalá el comienzo de muchos más.
Mi apuesta: The dark knight
Posibilidad alta: El curioso caso de Benjamin Button
Si gana, adios a mi reputación: Hellboy 2

MEJOR VESTUARIO: Em… Vale, tengo que reconocer una cosa. Salvo en momentos muy específicos de un vestuario increíble, por lo general esta es una cosa que me la rechanchinfla bastante. Si por mí fuera, los actores podrían ir con laropa comprada en el Carrefour, que yo no me iba a dar ni cuenta. Obviamente, la ropa no solo no está comprada en el Carrefour sino que está realizada por modistas profesionales y por un equipo que da punzadas y punzadas hasta tener tres o cuatro trajes iguales para cada personaje y escena. Un trabajo, aunque no lo parezca. Pero vaya, que ya os vais a tener que tragar el coñazo cuando suban a dar el premio, como para escuchar el mío de regalo. Las nominadas son Revolutionary road (que, sinceramente, destacaba por su vestuario tanto como una película porno. O, al menos, era tan original como una de estas), Mi nombre es Harvey Milk (que copiaba los trajes del político en la época y tiene un gran trabajo detrás, es algo que se nota especialmente en las últimas escenas), La duquesa (típico drama de época con vestidos con volantines y borlas, típico ganador de este Oscar), El curioso caso de Benjamin Button (que está nominada por inercia, supongo) y Australia (que ni he visto ni tengo la más mínima intención de comentar). Y, echando mi moneda al aire, me sale que la ganadora será Mi nombre es Harvey Milk. Pues vale. Realmente me importa incluso más el Oscar al mejor corto documental. Las cosas como son.
Mi apuesta: Mi nombre es Harvey Milk
Posibilidad alta
: Australia
Si gana, adios a mi reputación: Revolutionary road

MEJOR CANCION: Poca variedad hay aquí, la verdad. Uno no entiende por qué pasamos de cinco canciones (que convertían en un coñazo la gala, si, pero que por lo menos daban movimiento a la categoría) a tres… y una de ellas ni siquiera será representada. Y es que tampoco es muy normal que una canción de tres minutos y  pico como es Down to the earth, de Wall-E,  sea recortada dos minutos y pico para ser representada. Vamos, no me fastidies. ¡Si he hecho una canción, por lo menos quiero cantarla entera! En fin, tras este desplante que va a impedir ganar a Peter Gabriel (eso y que la canción es una moñada que pega tanto con la película como un tema de rock cristiano), las nominadas son dos de Slumdog millionaire, por lo que no cabe duda que se llevará otro Oscar para casa. Las canciones, Jai Ho y O…Saya. Y, qué queréis que os diga, solo hay que escucharlas para saber cual se va a alzar con la estatuilla. Yo al menos no paro de cantar por casa. ¡¡Jay Ho!! ¡¡Jay Ho!! (luego me extraña que mis compañeros de piso me miren raro, vaya). De una cosa no cabe duda: La BSO de Slumdog millionaire es, sin duda, la más viva, fresca y excelente del año. Y Jay Ho ganará sin problemas. Desde Blame Canada no había habido una propuesta tan excitante, demonios.
Mi apuesta: Jay Ho-Slumdog millionaire
Posibilidad alta: O…Saya-Slumdog millionaire
Si gana, adios a mi reputación: Down to the earth-Wall E

 

“Ey, ¿qué hago con la peli esta de nombre raro?”-“Pon un par de imágenes promocionales con paint y añade confetti”-“¿Pero hay confetti en la peli?”-“¿A quién le importa? Ni que fuera a ser nominada al oscar o algo así…” 

MEJOR BANDA SONORA: Qué quieren que les diga, leo los nombres y para mi no hay color. Sí, Wall E tenía una emotiva BSO que apoyaba a los preciosos efectos de sonido, pero ya la hemos escuchado mil veces. Lo mismo le pasa a Benjamin Button, que cuenta con un score precioso pero intercambiable por el de Revolutionary road, por ejemplo. Defiance ni idea (la verdad) y Mi nombre es Harvey Milk es la típica película puesta por rellenar categoría. La vencedora clara aquí es Slumdog millionaire, la película que todo el mundo debe ver para entender la importancia de la música en un filme. Y es que Slumdog millionaire es música, es pasión, es otra cultura. Hay que verla para entenderla y saber que, si no la gana, por lo menos se merecía, y mucho, al tío Oscar.
Mi apuesta: Slumdog millionaire
Posibilidad alta
: Wall E
Si gana, adios a mi reputación: Defiance

MEJOR DIRECCION ARTISTICA: Sorprende no ver por aquí a Slumdog millionaire una vez más, que sorprendió a propios y extraños con la dirección de arte del filme, parte de su encanto especial. A cambio tenemos la muy sosa El intercambio (¡oh! ¡Ha recreado la América de hace muchos años! ¡Nunca se había hecho antes!), Revolutionary road (¡Tres cuartos de lo mismo, pero un poquito más currado que la cinta de Eastwood!), The duchess (¡Y una vez más han vuelto a hacerlo! Este año, definitivamente, no es el de las películas de época y corte clásico) y las dos películas que, a priori, lucharán por la estatuilla. Personalmente me gustaría que ganara Revolutionary road, más que nada porque un filme como este no merece irse de vacío, pero demasiadas cosas hay en su contra. En primer lugar, ese filme plagado de buenas ideas artísticas llamado The dark knight, que dará el campanazo si la Academia decide darle el premio a la vertiente fantástica de la gala. Y bien dado que estaría, más que nada porque pocas veces antes se ha visto una película que cambia tanto para bien a un personaje que todos teníamos ya predefinido en la mente. Esto no hubiera sido posible sin un gran talento de arte, que podría haberse quedado tirado y hacer lo mismo que en las cinco películas anteriores pero decidió innovar y arriesgarse. Solo por ello se merece el Oscar, pero tiene delante al filme que este año ha arrasado en los premios de esta categoría. Hablo, claro está, de El curioso caso de Benjamin Button. Si bien a ratos el filme peca de parecer exigir un Oscar a gritos por recrear –de manera más precisa que El intercambio y Revolutionary road, por cierto- el pasado una vez más, corre con la ventaja de la variedad de escenarios (el barco, la fuente donde ella baila, la mesa donde charla con su primera amante, etcétera), lo que probablemente haga que se alce con la victoria.
Mi apuesta: El curioso caso de Benjamin Button
Posibilidad alta
: The dark knight
Si gana, adios a mi reputación: The duchess

MEJOR MONTAJE: Y empezamos con las categorías más fuertes e interesantes. El por qué el montaje es más interesante que la dirección artística creo que es obvio y lo dirán en la gala, como todos los años, pero os lo repito. Tópicos del cine repetidos una y mil veces presentan… ¡”Un buen montaje puede arreglar una mala película, pero un mal montaje puede cargarse una buena película”! Dudo que Critters 3 pudiera haber sido salvada con un buen montaje, pero ahí queda la frasecita de marras. De las nominadas este año, podemos ir descartando a Frost/Nixon (por su corte clásico, por interesante que sea el binomio televisión/realidad que se usa a lo largo del filme), Mi nombre es Harvey Milk (por lo mismo, a pesar de la efectividad de usar metraje real de aquellos años en algunas escenas no puede compararse con la calidad de las que están en primera linea de salida) y El curioso caso de Benjamin Button (a no ser que decidan darle el premio como compensación por no ganar ninguno de los más importantes). Así pues, rugiendo motores tenemos a The dark knight y Slumdog millionaire, dos películas que precisamente son lo que son gracias a un montaje original y frenético. The dark knight cuenta con un montaje sobresaliente, propio de las películas de acción más sofisticadas, así que no es sorprendente encontrársela por aquí. Solo por secuencias como la última merece tener opciones muy altas al Oscar… pero, la verdad, no tantas como tiene Slumdog millionaire, un filme que precisamente destaca por su montaje ágil, original y divertido (¡Esas persecuciones! ¡Ese programa de televisión tan cercano! ¡Ese final en la estación!) además de por su potente banda sonora. Tiene todas las papeletas para llevarse el Oscar. Y quien no quiera verlo, ya va siendo hora de que se quite la venda…
Mi apuesta: Slumdog millionaire
Posibilidad alta
: The dark knight/Benjamin Button (por compensación)
Si gana, adios a mi reputación: Frost/Nixon

 

 El interior importa más que el exterior. Eso esperan las estatuas feas, por lo menos.

MEJOR FOTOGRAFIA: No lo tengo claro, la verdad. Pero nada claro. Las cinco nominadas tienen serias posibilidades a llevarse la estatuilla en la que es, probablemente, una de las categorías más polémicas de la noche. Y es que nadie va a quedar contento pase lo que pase. Por descartar, aunque no esté seguro en absoluto, diría que El intercambio y El lector, a pesar de tener una preciosa fotografía, pueden quedarse a las puertas por no tenerla tan vistosa como el de los otros tres filmes a competición. Lo que no es menos cierto es que tienen la fotografía que el filme pide, ni más ni menos (tampoco vas a poner grandes puestas de sol en El intercambio, si la propia película no exige nada parecido). Y de entre las tres principales… Slumdog millionaire, definitivamente, no tiene su mayor baza en esta categoría, en la que está un poco floja. Sí, tiene planos perfectos, preciosos y muy bien fotografiados, pero otros dan un poco de grima y parecen más amateur que profesionales. Es posible que sea esta debilidad la que le impida alzarse con otro Oscar, pero, por otra parte, si lo ganara solo confirmaría su carrera imparable hasta la mejor película. The dark knight es, simplemente, la película con la fotografía más perfecta del año. Ese Gotham oscuro, ese Batman huyendo… Sin duda, uno de sus grandes méritos es haber logrado una fotografía bellísima y, a la vez, funcional. Y ganaría el Oscar de no ser porque El curioso caso de Benjamin Button está ahí. Sí, su fotografía es perfecta: Grandes puestas de sol, mar largo, enormes paisajes… Todo lo que le gusta a los académicos en esta categoría. Además, si venciera, podría servir como compensación por el ninguneo que, cada vez más, parece que tendrá en las categorías principales. Pero nunca se sabe.
Mi apuesta: El curioso caso de Benjamin Button
Posiblidad alta
: The dark knight
Si gana, adios a mi reputación: El lector (The reader)

¡¡Y vamos rápidamente con las últimas categorías que completan la quiniela de los Oscar de esta noche!! Sea por televisión rusa online, por la SER, por Canal + o en directo, la cosa es que todos nosotros tenemos los cinco sentidos puestos en Jolibú. Vale, y en nuestras quinielas, para qué negarlo… ¡Aunque este año la mayoría de ellas coincidan! ¿Será una gala llena de sobresaltos o nos iremos a la cama con la sensación de no haber visto nada nuevo? ¿Qué tal lo hará Hugh Jackman y cuantas bromas a costa del pobre Lobezno hará? ¿Cortarán la emisión en el Plus en cuanto gane Pé? ¡Todo esto y mucho más, esta misma noche! Y ahora, acabemos con la quiniela.

MEJOR GUION ADAPTADO: Las cosas como son, la categoría en cuestión está entre las dos películas de siempre. Ni The reader interesa a nadie que no sea su director (y su mami, suponemos), ni Frost/Nixon tiene más interés que el que le han dado un puñado de críticos, ni La duda se va a comer un mojón (básicamente por ese fallo terrible que es dejar la película sin un final). Así pues, de nuevo frente a frente Slumdog millionaire y Benjamin Button. Y la pugna es dura. Si bien parece que Button debería adelantarse gracias a una historia de corte clásico bastante más interesante para los académicos hollywoodienses, no es menos cierto que le sobran claramente 45 minutazos de película (la historia de la guerra, su primer amor, etcétera). Por su parte, Slumdog millionaire es una historia más original y novedosa, pero flojea en su última parte, que proporciona un happy ending que no pega para nada con el resto del filme. Ambas películas con sus pros y sus contras, las espadas en todo lo alto. ¿Quién demonios ganará?
Mi apuesta: El curioso caso de Benjamin Button
Posibilidad alta: Slumdog millionaire
Si gana, adios a mi reputación: La duda

MEJOR GUION ORIGINAL: Sinceramente, amigos. Si hubiera justicia en este planeta, ni siquiera hubiera habido categoría este año. Directamente el robotito favorito de todos habría subido a por el Oscar sin esperarse a nominaciones ni a leches en vinagreta. Pero como esto de los premios es como es, tenemos que tragarnos la bola de que hay otras cuatro nominadas. Pero ni Milk (que no estaba mal, pero no deja de ser una historia real con tintes ficticios pobremente llevada) ni cualquiera de las otras tres perfectas desconocidas (incluída la de Mike Leigh y Escondidos en Brujas, que, para qué negarlo, tuvo la misma carrera comercial que una película de arte y ensayo) tienen la más mínima opción ante Wall-E, la gran obra maestra de Pixar. No hay color. No hay duda. La justicia y la razón está de nuestro lado, maldición.
Mi apuesta: Wall-E
Si gana, adios a mi reputación
: Cualquiera de las demás.

PELICULA ANIMADA: Partiendo de lo absurdo de esta categoría (¿Qué ocurre? ¿Es que no hay películas animadas que merecen competir con las de acción real?), todos sabemos cual es la virtual ganadora de esta categoría. Si Kung fu panda o Bolt se hacen con la estatuilla, el año que viene va a ver los Oscar su abuela.
Mi apuesta (y la de todos): Wall-E
Si gana, adios a los Oscar: Kung fu panda/Bolt
MEJOR PELICULA EXTRANJERA: Ni puñetera idea, amigos. Igual que los académicos, por otro lado, así que, simplemente, sonriamos a la película a la que está sonriendo todo el mundo. ¡Animo, Vals con Bashir! ¡Tú puedes a pesar de que La clase sea la única que realmente he visto! ¡Animo!
Mi apuesta: Vals con Bashir
Posibilidad alta: La clase
Si gana, adios a mi reputación: The Baader Meinhof Complex

¡Y ahora, en pequeño resumen, las que todos esperamos que van a ganar, escritas rápidamente para que entre en la gala!. ¿O no?

MEJOR ACTRIZ SECUNDARIA: Penélope Cruz
MEJOR ACTOR SECUNDARIO: Heath Ledger
MEJOR ACTRIZ: Kate Winslet
MEJOR ACTOR: Mickey Rourke
MEJOR DIRECTOR: Danny Boyle
MEJOR PELICULA: Slumdog millionaire

¡¡Mañana, lo que nos ha parecido la gala!! ¡¡A pasarlo bien en sus canales turcos pirateados mientras yo veo la gala en una cómoda pantalla de 52 pulgadas en casa de mi novia con palomitas, pizza y gominolas para parar un tren expreso!!

¡Estaré en el paro, pero me lo monto de bien que da gusto!


Archive for the 'Premios' Category

LA QUINIELA DE LOS OSCAR (1): Lo que no le importa a nadie


¡Quedan apenas 15 días para los Oscar y todavía estamos así, en lencería fina! Vamos, que a la gran mayoría de la humanidad nos han pillado en bragas, dicho en fino. No es que este año la competición no sea feroz –que lo es, y mucho-, o que no haya interés por los nominados –que la hay, al menos por algunos-. Es, simplemente, que nos ha pillado de sorpresa. Aun reciente el aburrimiento por la ceremonia de 2008, No es país para viejos a la cabeza (vista ahora, con la distancia: ¿Realmente se lo merecía? ¿En serio?),  y con la gala de los Goya fresquísima, los Oscar de este año se antojan, a priori, como “un año más”. Y es que entre que sorpresas en las nominaciones hubo muy pocas (que levante la mano el que, en el fondo de su corazón, no supiera que El caballero oscuro y Wall E no iban a ser nominadas a mejor película ni emborrachando a toda la Academia), y que los informativos españoles están más ocupados en decir la letra Pé que en comentar que hay otras nominadas en la misma categoría (por supuesto, cuando nuestra Cruz gane la estatuilla el día 22, tendremos sobredosis… y ni siquiera nos enteraremos de cuál es la película que ha ganado a las otras cuatro), los Oscar de Hugh Jackman podrían pasar por unos simplones premios BAFTA, si no fuera por un factor. La razón por la que los que llevamos viendo la gala en directo desde los trece años sin faltar uno solo seguimos quedándonos despiertos hasta las mil. Hablo, por supuesto, de LA QUINIELA DE LOS OSCAR, esa variante cinéfila de la quiniela de verdad que se da tan solo una vez por año, apostando dinero o no (¿qué gracia tiene no apostar por lo menos cinco euros? ¿Saber que has acertado algo marcando una casilla al azar?) y que viene a demostrar que los cinéfilos, hoy por hoy, tienen hookuphangout.com/ tanto sitio en la sociedad como los adictos a comer papel. Vaya hoy la primera parte de la Quiniela De Los Oscar: Las categorías que no le importan a nadie. ¡Vean como Randy pierde el día 22 y ríanse de él con sarcasmo!

MEJOR CORTOMETRAJE DE FICCION/MEJOR CORTOMETRAJE DOCUMENTAL: Si hay dos categorías que no le importan a nadie en los Oscar son estas: El momento ideal, junto al discurso del jefe de la Academia y los obituarios para irse a tomar un snack a la cocina. Así, sencillamente, me dejaré guiar por mi intuición a la hora de mirar los títulos. En la primera categoría, el ganador será el de nombre más corto y polémico: New boy. Toma ya. ¿Quién dijo que no habría apuestas arriesgadas? En el caso del segundo, creo que va a ganar el que tiene el título más largo. Eh, no creais que los académicos elegirán de una manera muy diferente a esta. Venga, la ganadora es The witness-From the balcony of Room 306. Por qué no. Una vez pasado este trago, empecemos con las categorías interesantes.

Presten atención a la futura ganadora: New boy. Si gana otra, tampoco lloraré.

MEJOR CORTOMETRAJE DE ANIMACION: Y empezamos con las categorías que acertamos a voleo y que, con suerte, nos aseguran un par de puntos extra. De hecho, estoy casi seguro que nadie de la Academia se ha preocupado en ver lo que les mandaron en DVD, así que colocaron el de Pixar (¿qué año no ha estado?) y los cuatro que tuvieran una imagen promocional más bonita. Y el Oscar va para el que caiga en la ruleta de la fortuna. Pero con suerte no será así, o sea, que mejor veamos uno por uno. Si podemos ganar cinco euros gracias a analizar un poco la situación, mejor que si los perdemos, digo yo. La maison en petits cubes es una producción japonesa en 2D que recuerda a aquellas preciosas obras de arte de los años 60 y 70. Vanguardista y con un toque gafapasta inconfundible, La maison en petits cubes quizá sea demasiado poco atrevido para los tiempos que corren. Yo no contaría con su victoria. Lavatory-Lovestory es un cortometraje ruso tan artesanal como bello. Sus nueve minutos en blanco y negro son un triunfo del artista sobre la máquina y nos descubren que en un formato tan manido como el cortometraje de animación aun se pueden contar historias emocionantes y hacer cosas nuevas, aun con un presupuesto altamente limitado. Sin duda, uno de los grandes favoritos (o debería serlo). Oktapodi es la antítesis de Lavatory-Lovestory… o quizá no tanto: Realizado en 3D por un grupo de estudiantes franceses, cuenta la pequeña historia de una pulpa que se lanza en búsqueda de su pulpo secuestrado. Una originalísima y bellísima animación que vuelve a primar la necesidad de lo artesano por delante de lo realizado en serie. Es imposible no amar un corto como Oktapodi, que pone las cosas muy difíciles a los que tienen que decidir. This way up es un cortometraje que bebe de la obra de animación de Tim Burton sin ocultarlo en ningún momento. De hecho, perfectamente podría ser un cortometraje presentado por él mismo. A destacar la gran calidad de la animación y los sueños oníricos de los personajes. Pese a todo, personalmente lo considero bastante por debajo de Lavatory-Lovestory y Oktapodi. Asquito por lo burtonesco, ya saben. Presto es el último nominado de la noche, quizá el corto más divertido de Pixar hasta la fecha. Pese a todo, es posible que la Academia decida darle un premio a los artistas que aun experimentan con las 2D en vez de dedicarle el premio a una obra de Pixar, que bastante tendrán en la gala con Wall-E.

Mi apuesta: Lavatory-Lovestory.
Posibilidad alta: Oktapodi
Si gana, adios a mi reputación: La maison en petits cubes (aunque no esté mal)

 

No, no es el último anuncio de Red bull, es mi candidata para este año. Make me proud.

MEJOR DOCUMENTAL: En un año sin Michael Moore, Morgan Spurlock o Larry Charles (no se pierdan su imprescindible Religulous), esta categoría, siempre la más combativa de la ceremonia, parece de capa caída. Pero no nos confundamos, porque el documental, aun perdiendo esa aproximación cada vez más insana al espectáculo de feria –lo que hace que ni uno de estos filmes llegue a cartelera española porque somos como somos- está más interesante que nunca. Y si no, atentos a estas descripciones: Vuestro JDownloader va a echar humo. The betrayal es un filme rodado durante 23 años (¡¡23!!) que narra la odisea de una familia forzada a emigrar desde Laos hasta los EEUU tras la guerra de Vietnam. Rodada como cine experimental mezclado con poesía, este filme no es uno de los favoritos en un principio. Pero no le pierdan ojo. The garden, la segunda nominada, parece ser la más aburrida e insulsa de las presentadas: Un grupo de familias de Los Angeles luchan por hacer que un jardín enorme criado por ellos durante años no sea convertido en edificios. Qué quieren que les diga, lo hemos visto mil veces y probablemente mejor. ¿Un mensaje sobre la ecología? También me lo daba PocahontasMan on wire es un filme que hace de un anécdota una película, por lo que dicen, interesante y con capas. En 1974, Philippe Petit, un francés, anduvo entre las dos Torres Gemelas para la sorpresa del resto de Nueva York. El documental trata de cómo lo hizo y, sobre todo, supongo, de si le interesa a alguien hoy en día. Y espero que la respuesta sea “No. Y, por favor, el 11-S pasó hace ocho años. Pasad página ya, coño”. Y, después de estas tres sinopsis, llegamos a los dos grandes favoritos: Encounters at the end of the world sigue a Werner Herzog (director de Fitzcarraldo, Grizzly man o Aguirre, la cólera de Dios) en su expedición a la Antártida, donde descubriremos el mundo acuático y las relaciones humanas como si nunca las hubiéramos visto. Habrá que verlo. Por su parte, el gran favorito es Trouble the water, un documental sobre el Katrina que narra la épica huida de Kimberly Roberts de aquel lugar junto con las grabaciones de la catástrofe que estaba grabando. Por lo que cuenta, por su importancia y porque el mundo está ávido de héroes anónimos, probablemente esta sea la ganadora indiscutible de esta categoría. Arf.

Mi apuesta: Trouble the water.
Posibilidad alta
: Encounters at the end of the world
Si gana, adios a mi reputación: The garden

¡Grita “Oscar” desde el poster!

Durante el resto de esta semana, la quiniela, cada vez subiendo más puestos en cuanto a las películas interesantes. Además, mañana, un top 10 de esos que hace tiempo que no hacemos. Yeah. Hemos vuelto, nena.


Archive for the 'Premios' Category

Nominaciones de los Goya 2009: ¡El humor y la risión! (y 2)


¿Qué tal el turrón? ¿Y los mazapanes? Sobre los polvorones mejor ni hablar, que se te quedan en la garganta y se pegan al paladar. Dan poca sensación de gustico. Igual que los Goya. ¿Se acuerdan que estábamos hablando de ellos cuando nos tomamos unas merecidas vacaciones para estar con familia y amigos? ¿Preparados para cientos de referencias más a Nacho Vigalondo y sus secuaces, poniendo a parir a los tipos que están en la cima? ¿Sí? Pues echemos un vistazo al resto de nominaciones que nos quedaban, porque algunas son de triple órdago. Si es que existe algo así.

Mejor actor secundario: Que, en España, para desmarcarnos de esos sucios yanquis, hemos dado en llamar “mejor interpretación masculina de reparto”. Que se note que somos diferentes. Oh, yeah. Aquí, donde también podría haber estado el enorme Mariano Venancio (no me cansaré de recomendar su actuación de Camino, punto álgido de su carrera y del cine español de este año) o el mediocre Javier Bardem (aunque él me parezca un soso a las cuatro y en Vicky Cristina Barcelona no haga nada del otro mundo, es superior a la mitad de los nominados), han preferido nominar a Jordi Dauder por Camino (nominar a este perfecto desconocido cuya actuación nadie destacó y no nominar a Venancio es un acto que sólo me explico habiendo elegido a los actores al buen tuntún), Fernando Tejero por Fuera de carta (donde hace de divertido estereotipo andaluz. Sin duda, se merece un Goya por esto), José Angel Egido por Los girasoles ciegos (había que poner a alguien de la película en cuestión, más que nada por rellenar hueco y no pensar) y José María Yazpik por Sólo quiero caminar (lo que dijimos de Diego Luna el otro día, se puede aplicar aquí). Incomprensible y bochornoso.

Sólo quiero caminar

Mejor actriz secundaria: Supongo que no hay que quejarse. Que son grandes profesionales y hay que reconocérselo. Pero no nominar a Manuela Vellés (la hermana de Camino) tiene delito, más aun cuando las nominadas son Elvira Mínguez por Cobardes (curiosamente, el papel menos emocionante de la película. ¿Dónde ha quedado el protagonista, o su antagonista? ¿Dónde Paz Padilla, le pese a quien le pese? ¿Dónde el padre malvado? ¿Por qué no se ha nominado más en el plano interpretativo a una película sustentada en…el plano interpretativo?), Rosana Pastor por La conjura del Escorial (que no discutiré por no haber visto la conjura en sí, igual que toda España), Tina Sáinz por Sangre de mayo (“¡Eh, que Garci ha estrenado peli nueva!”-“¿Y qué tal?”-“Es un truño”-“Pero es colega. Coge siete nominaciones al azar y ponlas por ahí”-“¡Me encantan los Goya!”) y Penélope Cruz por Vicky Cristina Barcelona (totalmente de acuerdo. El papel de loca que se cree artista y sale con Javier Bardem aunque a todos les extrañe le pega como anillo al dedo. Sin coñas).

Mejores efectos especiales: Se nota que en España aun no tenemos mucha idea de lo que son los efectos especiales. Los académicos se deben creer que son los títulos de crédito o algo así, porque si no, no se entiende. Sí, vale, han nominado a Camino (¡como para no! La escena en la que un agujero gigante se abre en mitad del mar es lo más espectacular visto en el cine español jamás) y a Mortadelo y Filemón 2 (por muchas dudas que tenga sobre si merece estar no ahí, sino en algún sitio que no sea una gran hoguera), pero por dios. Que las otras dos nominadas son Sólo quiero caminar (Hay disparos, tiros y cosas que hacen pum, luego seguro que merece estar ahí. Por qué no) y, atención, Sangre de mayo (lo nuevo de Garci, ahí, partiendo la pana en efectos especiales. Tiembla, WETA, tiembla). Sólo quiero decir una cosa: En 3 días, un meteorito gigante acababa con toda vida humana. ¿Lo vuelvo a repetir? UN PUTO METEORITO GIGANTE. Y se veía. Y era un efecto especial más que solvente. Que no esté nominada significa, o bien que los académicos no se han visto la película, o es que el amiguismo les tira hasta para las cosas más absurdas.

“¿Qué tiene Garci que no tenga yo, aparte de calva?”

Mejor película europea: Cada vez, esto de lo europeo se hace más raro. Lo que debería ser una película francesa, una italiana, una de Oliveira y otra del Reino Unido, se ha transformado en “mejor película que nos salga de los testículos y que tenga un uno por ciento de capital de algún país de la Unión Europea, por muy remoto y escondido que este sea”. Así, este año están nominadas la soporífera 4 meses, 3 semanas y 2 días (que encantó a los críticos, supongo, por los cinco minutos enfocando a unos pies en primer plano y en total silencio), Al otro lado (una alemana, vale), El niño con el pijama de rayas (que sí, que será del Reino Unido, pero parece más americana que otra cosa), y atención, prepárense, cójanse bien en donde estén apoyados. La cuarta nominada de los Goya este año para mejor película EUROPEA es… ¡¡EL CABALLERO OSCURO!! ¿Pero qué demonios…? O EEUU ha pasado a usar el euro como moneda comunitaria, o es que Nolan era portugués y no lo sabíamos, pero esto no tiene ni pies ni cabeza. ¡El caballero oscuro, por el amor de dios! ¡Batman! En fin. Y encima, como no se lo den siendo de calle la mejor de las cuatro, todos señalaremos a la Academia y nos reiremos de ellos haciendo pedorretas. Otra vez.

En fin. Para qué decirles más, se hacen una idea del despropósito de este año. 15 nominaciones a Los girasoles ciegos (más que ninguna otra película española antes. ¿Le convierte esto en la mejor película del cine español? Permítanme que discrepe), 11 a Sólo quiero caminar (Hola, me llamo Agustín Díaz-Yanes y hago bazofia con un bonito envoltorio. ¿Me dan once nominaciones? ¿No? Va, que soy colega), 7 a Camino (obviándose las más importantes…aunque por suerte hayan nominado a Nerea Camacho y no se la han dejado en el tintero, que sería ya para asesinar a la Academia en pleno) y 6 a Los crímenes de Oxford (la peor película de Alex de la Iglesia, nominada, precisamente, a lo peor que tenía: Película, director -¡ese travelling!-, guión adaptado –espero que el libro fuera mejor, porque si no, no se explica-, música –esta sí, vale. Roque es grande-, dirección de producción –ese Goya que nadie sabe muy bien qué es- y montaje –por la bochornosa escena del tejado, supongo-) hacen que esta edición de los Goya haya sido un paso de gigante hacia atrás. Los nuevos valores han quedado en una esquina, tirados. Nacho Vigalondo se ha llevado una puñetera nominación después de ganar premios y premios, después de que su película haya sido comprada para un remake. Cobardes, la emocionante cinta de Corbacho y Cruz, se ha conformado con una nominación a la mejor actriz secundaria (¿Y el actor revelación? ¿Y Padilla? ¿Y guión original? ¿Y dirección? ¿Qué ha ocurrido con Cobardes?). 3 días una a mejor sonido (precisamente algo en lo que la película andaba coja), aunque por lo visto su director, antes de las nominaciones, tenía mucha ilusión y creía que iba a ser nominado a mejor película. Pobre iluso.

¿Los cronocrímenes de Oxford? Pero si es una puta mierda, que ni se entiende ni nada.

Luego se extrañan de que los nuevos talentos del cine español cojan la maleta y se vayan a EEUU a hacer sus películas, de que los actores emigren lo antes que pueden. Es normal. Con el nulo reconocimiento que se da en España a las obras originales que pueden suponer un antes y un después, el paso obvio es marcharse a un lugar donde realmente acojan con los brazos abiertos a los nuevos directores con capacidad para contar historias, marchándose de un sitio donde sólo ganan premios “los de siempre”. Garci, Yanes, Almodóvar, Amenábar, De la Iglesia y, por bien que me caiga, Fesser. Y, para colmo, tienen las narices de nominar a Vicky Cristina Barcelona, como diciendo “fuera sí que se hace buen cine. Aprended, directores noveles”. Yo, si fuera Vigalondo o Gutiérrez, mi próxima película la iba a hacer en España Rita Irasema. Y más aun cuando, en el caso de uno, los Coen se lo están rifando, y en el caso del otro, los americanos se han fijado en su película. Sin problemas para financiarla, sin problemas para distribuirla (Los cronocrímenes se distribuyó cuando se anunció el remake americano. Tan triste como suena), sin tener que aguantar la tiranía de los Goya. ¿Recordamos de nuevo el caso de 7:35 de la mañana? Jamás se ha visto mayor desfachatez y tirria por un director en la historia de los Goya.

Ya sabéis, directores del mañana: Poneos las pilas. Empezad a lamer traseros, a seguir a los grandes nominadores, sed hijos de alguien que es hijo de alguien, convertiros en Agustín Díaz-Yanes. Es la única opción de que os reconozcan en unos premios que, espero, se llamen “Premios Colega” en la edición de 2010. Y en cuanto a los actores, tened suerte en la Ruleta de la Fortuna, versión Goyas. O sea, te puede tocar a ti, actor que hace la actuación más emocionante de año… ¡o al secundario sin importancia que tienes al lado! ¿No estáis emocionados? Ah, ¿que no? Vaya por dios. Por lo menos, Jaime Rosales no ha tenido oportunidad este año de salir victorioso con su polivisión.

Al final, lo de siempre, seguro: Una gala en la que todos lloran por el cine español y apenas se hacen bromas (¿Bromas en España? ¿A costa de las películas? ¿Donde crees que estamos, en EEUU?), 10% de audiencia y la conclusión de que a la gente no le gusta el cine español, ay, qué pena. El año que viene innovaremos menos aún, a ver si así pillamos a las nuevas generaciones. Qué triste, señores. Qué triste.

Hablamos de la gala en el 2009. Mientras, mañana empezamos un repaso a lo mejor y lo peor que nos ha dado este 2008 en cuanto a cine se refiere, claro está. O sea, una lista de las mejores y las peores películas… que hayamos visto. Tampoco nos pidan mucho más. Y, justo después, un recopilatorio de lo que nos espera en este año entrante, que no es poco… ni demasiado bueno.


Archive for the 'Premios' Category

Nominaciones de los Goya 2009: ¡El humor y la risión! (1)


¡Ya llegó la Navidad! Y con ella, los polvorones, los atrasos al escribir artículos para Cine Online (uno no puede estar ya con su familia ni nada, snif), el turrón duro, el blando y el que gusta a todos, los mazapanes, las películas navideñas altamente hostiables (“¡Papá, mamá, gracias a Santa Claus he comprendido el verdadero sentido de la Navidad!”) y los cines abarrotados de gente deseosa de reírse de la crisis con unas buenas palomitas XXL y tanta Coca-Cola que podría hacer que Lenin resucitara y bailara un Kasachov. Pero, ¿es todo bondad, buen rollo y Cortylandia en las navidades de 2008? ¡No! ¡Un grupo de encapuchados, conocidos como “Los Académicos de La Academia” se han dedicado a aguar las Navidades a todo cinéfilo que se precie! Y es que, amigos y amigas, han llegado los Goya. Y ha sido para quedarse. Por lo menos hasta que se repartan en la gala –aburridísima, como todos los años desde que se marchó Rosa María Sardá- y luego se olviden. Como todos los malditos años. No conozco unos premios que indignen más y se recuerden menos. Hoy, sí, vamos a hablar de las nominaciones de los Goya. Que ya iba siendo hora.

Cierto, el mismo día que salieron podría haber escrito airadamente cagándome en los putos muertos de los académicos, pero uno no es así. Tampoco es tema, que con la sangre caliente se dicen cosas de las que te puede arrepentir. Ahora, varios días después, puedo mirar desde la distancia las nominaciones y cagarme a gusto en los putos muertos de los académicos. Pero con sangre fría, premeditación y alevosía. Y es que este año no ha sido un mal año para el cine español. Hemos tenido un par de óperas primas interesantes, como Los cronocrímenes y 3 días, y buenos filmes como No me pidas que te bese porque te besaré o Cobardes. Por supuesto, la Academia ha cogido todas las propuestas novedosas e interesantes, ha hecho una divertida bolita de papel y la ha tirado a la papelera más cercana.

Ni en las tiendas de decoración más horteras venden algo tan feo

Los cronocrímenes, una nominación (tampoco es de extrañar: Hay manía contra Nacho Vigalondo, que ni siquiera ganará el goya a director novel. Casi debería dar gracias por estar nominado vaya, que ya es más de lo que consiguió su corto 7:35 de la mañana), 3 días, otra (a mejor… ¡sonido! No importa que haya un meteorito gigantesco a punto de aplastar el planeta, uno de los mejores efectos especiales jamás vistos en el cine español. Sin duda, lo que destaca de 3 días es su sonido y no los efectos o la portentosa dirección novel), No me pidas que te bese…, cero (como debe ser. Como todos sabemos, Los girasoles ciegos se merece quince y esta cero) y Cobardes, una (y además, inmerecida). La Academia, en vez de premiar a las propuestas novedosas y valientes, han mirado a lo viejo, ajado, típico y tópico, aburrido y prescindible. En vez de mirar hacia Nacho Vigalondo, han mirado hacia Agustín Díaz-Yanes. En vez de mirar al meteorito, han mirado a Oxford. En vez de mirar al futuro, se han anclado en los noventa. Luego se quejarán de que los nuevos valores se marchan a Hollywood a probar suerte. Pero veamos una por una las categorías más importantes.

Mejor película: Este es el mayor despropósito que he visto en años. Si alguien me dijera que sólo una de las cuatro películas iba a merecer estar ahí, no me lo creería, pero es así. En primer lugar, tenemos Camino. No hay ningún problema con la nominación, es una gran película con una actriz principal bestial y unas actuaciones –Mariano Venancio a la cabeza- no de Goya: de Oscar. El tema que trata está bien tratado y es muy correcta en cuanto a dirección. Vale. Ahora empieza el despiporre. En segundo lugar, tenemos a Alex de la Iglesia con sus Crímenes de Oxford, su peor película de calle con planos tan vergonzantes como el travelling que no viene a cuento de nada o la escena del tejado –sin más comentarios, vaya-. Historia tópica, mal dirigida y sin aliciente alguno. Por si fuera poco, la mano del director apenas se deja intuir en un par de escenas cogidas con pinzas. Si la Academia cree que merece estar ahí, será por algo. Supongo. No se por qué, eso sí. ¿Será por su trailer a lo Código Da Vinci? En tercer lugar, Los girasoles ciegos. Y es que no podía faltar la película de turno sobre la posguerra, tan correcta como olvidable, de no ser porque se han sacado de la manga 15 nominaciones que le quedan, a todas luces, enormemente mal. Sí, vale, es el guión póstumo de Rafael Azcona, pero ¿realmente esas 15 nominaciones eran necesarias para hacerle justicia? Si gana, será un premio al continuismo y un aliciente para que se sigan produciendo aburridas historias de posguerra. Ni que la gente no estuviera aburrida de ellas, oigan. En cuarto y último lugar, Sólo quiero caminar, de Agustín Díaz-Yanes. Sintiéndolo mucho, de este señor me desapunté después de su catastrófico Alatriste. Dicen que Sólo quiero caminar es, si cabe, aun más mediocre, por lo que se entiende que esté ahí por la misma razón por la que estuvo Sin noticias de Dios: Debe hacer unas mamad paellas fabulosas a los miembros de la Academia. O sea, los cuatro nominados han sido los de todos los años: La polémica, la comercial, la de la guerra civil/posguerra y la de Agustín Díaz-Yanes. Por qué cambiar. Ah, por supuesto, los nominados a mejor director son los respectivos de mejor película. Para qué vamos a nominar alguna película de un novel, si no tienen ni idea de coger una MiniDV.

Y yo huir. Muy lejos.

Mejor dirección novel: ¿Qué? ¿Que Francisco Javier Gutiérrez ha dirigido una película tan original –y algo fallida, para que negarlo- como 3 días? ¿Que era su primer filme y parecía propia de un veterano? ¿Que si la hubiera dirigido Alex de la Iglesia se les haría a todos el culo Pepsicola? Pues hala, si es tan bueno, ¿qué pinta en los Goya? Este razonamiento es el único que se me ocurre para dejar fuera al director de la genial 3 días fuera de la carrera por la dirección novel. Vaya, por lo menos su película se ha estrenado. Pero no, claro que no. Es mucho más normal darle una nominación a El truco del manco, que debe estar cogiendo polvo en algún almacén, y a Un novio para Yasmina, que está nominada por eso de no parecer racistas. Una película sobre marroquís. Hostia, tú, rebajémonos. La competición real, por suerte, está entre Belén Macías, que ha realizado El patio de mi cárcel (una historia de mujeres, feminista, a la que sólo le falta estar patrocinada por el ministerio de –ejem- Igualdad, en plena época de lo políticamente correcto. ¿Alguien duda quién va a ser la vencedora?) y Nacho Vigalondo, autor de la infravalorada y brutal Los cronocrímenes (ganadora de varios premios internacionales, con un presupuesto ínfimo, original, aire fresco…¿Alguien duda quién va a ser la vencedora?). Desde aquí, todos los ánimos para Nacho. Que piense que por lo menos, los cócteles de después son gratuitos.

Mejor actor: Atención, que empieza el humor. Pero humor del de descojonarse, mandíbula fuera y muerte por carcajada. Porque el primer actor ESPAÑOL nominado en esta categoría es…atención…¡Benicio Del Toro! ¡Bravo! Ya puestos, podían haber puesto a Elijah Wood por Los crímenes de Oxford o, sin cortarse un pelo, John Malkovich por El intercambio. A estas alturas, lo que menos importa es que las nominaciones tengan algún sentido. Es que Benicio Del Toro. Es para enmarcarlo y aplaudirlo. Un tío al que le cuesta hablar español, nominado a mejor actor por hacer de Che Guevara en una película dirigida por Steven Sodderbergh y guionizada por Peter Buchman. Eh, la música la hacía un español de pura cepa. Ahí está la conexión. Madre mía. Además, están nominados Javier Cámara (¿por Los girasoles ciegos? ¡No! ¡Por la mediocre y mil veces olvidada Fuera de carta! ¡Toma ya!), Raúl Arévalo (por Los girasoles ciegos, esta vez sí) y Diego Luna (por Solo quiero caminar. Qué buen actor es Diego Luna. Casi tan bueno como Sergio Peris-Mencheta o los protagonistas de Física o química. Casi.). Paso de comentar que Mariano Venancio no está en la lista y es el mejor papel que nadie ha hecho este año (ese padre amantísimo es, sin duda, el gran personaje en el cine español de 2008). Para qué, si no podemos poner cordura en unas nominaciones que cogen a Benicio Del Toro y le ponen como actor español. Madre mía. Que locurón, que diría Borja Pérez.

¡Flipa, flipa! ¡Que me han nominado a mejor actor por una peli que no he hecho! Verás cuando se lo cuente al josebas…

Mejor actriz: No, aquí no está nominada Scarlett Johansson por Vicky Cristina Barcelona (¿creéis que es un caso muy diferente al de Del Toro? Porque sería igual), sino cuatro actrices españolas de pura cepa. Podemos tener nuestras diferencias pero, en general, no tengo demasiada queja aquí. Carmen Elías por Camino, un gran papel aunque peor que el de Venancio, el vencedor moral, Verónica Echegui por El patio de mi cárcel (también fue nominada por Yo soy la Juani. No se puede decir que de mucha credibilidad a los Goya), Maribel Verdú por Los girasoles ciegos (Verdú tiene un pase VIP. Película que hace, aunque sea un cagarro, película en la que está nominada. Así da gusto, teniendo colegas dentro de la Academia) y Ariadna Gil por Sólo quiero caminar (lo de siempre: Hay que nominar a Yanes a todas las categorías posibles. Si hemos nominado a Diego Luna, ¿cómo no vamos a nominar a Ariadna Gil?). No problemo.

Mañana pegamos un repaso rápido al resto de nominaciones, nos reímos de los efectos especiales y del mejor montaje, nos partimos a costa de El caballero oscuro, hacemos nuestra quiniela, damos unas conclusiones finales y dejamos de hablar de los Goya hasta que llegue la gala. Manda cojones, oigan. Manda cojones.