El cine que estabas esperando

Archive for the 'Estrenos' Category

Revolutionary road: Y Mendes obró el milagro


Es imposible hablar de Revolutionary road sin nombrar Titanic. No es un cliché exclusivo de los críticos y analistas cinematográficos, es que la película se ha construido, publicitariamente, con el fin de que la gente se pare delante del cine y diga “Espera, tú. ¿Esos dos no son los de Titanic? ¿Y vuelven a salir juntos? Entonces esta película debe ser tan buena como aquella”. Vamos, que al cartel le falta un “Años después de que su barco se hundiera… Revolutionary road”. Hay quien ha querido buscarle similitudes hasta en la sopa –con razón, porque las tiene, y a miles-, pero, simplemente, el filme que hoy tratamos, aunque cuenta con grandes dosis de carisma, no logra irradiarlo al mismo volumen que la película de Cameron (que sí, que no era para tanto, fallaba en el guión y lo que queráis, pero destilaba magia). Por hacer un símil con otra película que nos vendieron como “De la pareja que os deslumbró en…”, Revolutionary road es a Titanic lo que Novia a la fuga a Pretty woman. Salvando las distancias, vaya. Aun espero que alguien me diga una escena de Novia a la fuga, de la misma manera que dentro de dos años llegaría a dar grandes sumas de dinero si alguien recordara una sola escena de Revolutionary road. Ojo, no miréis esta crítica como algo necesariamente negativo: El filme de Sam Mendes es bueno, pero huele a hamburguesa y patatas deluxe a veinte calles de distancia. Me explico.

Revolutionary road es algo que hemos visto muchas veces ya, y no solo en el cine: La televisión, el teatro, las novelas y los cómics han explorado ya todo lo explorable en torno a las crisis de pareja. Por si no tuviéramos suficiente con las de la vida real, vaya. Y, para qué negarlo, esta película no nos ofrece nada nuevo: Las situaciones son conocidas por todos, los actores pegan los gritos que se supone que tiene que pegar toda pareja a punto de destruirse y el guión parece sacado de la Unidad Creadora 436 en vez de la mano del cuasi desconocido Justin Haythe (escritor de La sombra de un secuestro). Aun con todo, si nos sentamos a ver el filme sin demasiado espíritu crítico, las dos horas se pasan en nada, y es gracias a la portentosa dirección de Mendes (que, tras la terrible Jarhead, vuelve al camino que marcó en las portentosas American beauty y Camino a la perdición, a la que se sumará, probablemente, Predicador en 2011) y a la actuación de una pareja desigual: Leonardo Di Caprio y Kate Winslet. Pero antes de desguazar sus interpretaciones, hablemos un momento del argumento.

Que la película sea un dramón no implica que DiCaprio no pueda enseñarnos que va al gimnasio por las mañanas.

Seguramente, tras leer el siguiente párrafo, la cara de todos vosotros será de un “Ya, ¿y qué? ¿En qué se diferencia de cualquier telefilme de Antena 3?”. Luego ahondo en ello. De momento, hay que contar que los Wheeler son una pareja en crisis con dos niños. Discuten continuamente, él trabaja en algo que odia y ella no logra encontrar una salida a su espíritu libre. Estamos a mediados de los años 50 y los divorcios no estaban, digamos, bien vistos. Un buen día, después de que él haya practicado adulterio, ella le revela la idea para salvar su matrimonio… y sus grises vidas: Marcharse a París y empezar de cero. Lo que en un principio parece una locura pronto se convierte en realidad y empiezan los preparativos, las clases de francés y las despedidas. Pero, claro, esto no sería un drama si el viaje no se torciera. Una crisis aun más gorda que la anterior llevará al matrimonio a unas discusiones en las que les falta aullar, con las venas marcadas en el cuello, “¡Miembros de la Academia de Hollywood! ¡Mirad como grito! ¿Merezco un Oscar o qué?”. No les culpo.

Y es que Leonardo DiCaprio se revela, una vez más, como uno de los mejores actores del Hollywood actual (quien siga juzgándole por El hombre de la máscara de hierro o La playa es, simplemente, un ciego de mente cerrada, por no decir cosas peores), con una versatilidad inusitada. Tan pronto es un agente infiltrado en, precisamente, Infiltrados, como Howard Hughes en El aviador o un timador profesional en Atrápame si puedes. Y, igual que no tuvimos ninguna queja sobre él en aquellas, aquí sus detractores se quedarán sin argumentos. DiCaprio realiza un papel soberbio, fabuloso, una de las mejores interpretaciones de los últimos tiempos (o, al menos, nominable. ¡Eh, Academia! ¿En qué demonios estabais pensando?). Este chico va a ser una leyenda de Hollywood, y si no, al tiempo. Imprescindible ver la gran secuencia de pelea en versión original. Escalofriante. Por su parte, Kate Winslet sigue haciendo de Kate Winslet, que es el papel que mejor se le da. Esto es: Confunde la actuación con el histerismo y el pucherismo, y, por llorar, una actuación no es mejor. Que quede claro de una vez por todas. Con todo, Winslet se muestra aquí más desatada y loca que nunca, realizando un papel a ratos estupendo (la huida al bosque) y a ratos corrosivamente fatal (atentos a la conversación del inicio). El plantel de secundarios, comenzando por una Kathy Bates que cumple sin más y terminando por un Michael Shannon interpretando al mejor personaje de la película (un loco, paradojicamente el menos loco de todos los personajes del filme), es más que correcto y un acierto generalizado.

Muy atentos a esta cara, amigos: Es el futuro. Y si no, al tiempo.

¿En qué se diferencia este filme de rupturas, nuevos comienzos y broncas parejiles de un telefilme cualquiera? La respuesta es sencilla, pero obvia: En el estilo. Mendes tiene carrera suficiente por detrás como para saber qué secuencias alargar, cuáles acortar, qué contar y qué dejar que el espectador averigüe por su cuenta. Así, después de un inicio tibio y de un excesivo alargamiento de la parte feliz (¡Hemos venido a sufrir! ¡A sufrir? ¿Es eso que veo en la cara de Kate Winslet una sonrisa? ¡Argh!), empieza el festival de Sam Mendes, que sabe dónde colocar la cámara y cuánto deben durar los planos para conseguir el efecto que desea. A este respecto, no puedo dejar de recomendar las secuencias del gran enfado y el desayuno posterior. De lo mejor que hemos podido ver en el cine en los últimos meses, y no exagero lo más mínimo. Mendes logra que una película que podría haber caído en el pastelosismo excesivo, la llorera fácil y la dirección robótica se convierta en un filme con alma, con interés y personalidad propia. No, no es una película sobresaliente, pero sí cuenta con una dirección merecedora de la calificación.

Revolutionary road es la antagonía perfecta de Titanic, punto por punto. Algunos han dicho que es lo que hubiera pasado si Jack y Rose hubieran sobrevivido y comenzado su vida juntos, pero no lo veo así. Los Wheeler no son una pareja de cuento: Son dos personas que comenzaron su relación casi por equivocación y que aun creen en una milagrosa salvación a pesar de que todos sepamos que la cosa va a acabar mal. Muy mal. Este es un drama que tiene dónde rascar, cuya superficie es un simple velo que apartar para poder ver una feroz radiografía de la sociedad de los años 50 (el matrimonio de Kathy Bates, el loco, los compañeros de trabajo de DiCaprio, la tonta secretaria), un análisis crítico de las relaciones de pareja (algunas palabras del personaje de DiCaprio aterran al saber que todos las hemos pronunciado en una u otra ocasión) y un filme, en definitiva, que ofrece mucho más que el melodrama al uso. Recomendable oferta, sí señor.

Estrellitas: *** 1/2
Lo mejor: Leonardo DiCaprio y Sam Mendes, demostrando, cada uno en lo suyo, por qué deberían ser referentes.
Lo peor: Kate Winslet, menos contenida que Jim Carrey en sus inicios, y una historia que apesta a rancia y precocinada.
Para: Todos aquellos que, sin prejuicios, quieran disfrutar de un buen filme. Para los amantes de la narración clásica. No apto para enamorados.

¡Mañana, empezamos a analizar las nominaciones a los Oscar!


Archive for the 'Estrenos' Category

Will Smith sin alma: ¡¡Estrenos de la semana!!


¿Qué tienen en común un tipo arreglando vidas, una clase llena de gentuza y la peor película del año? Sí, vale, que ver a un tipo intentando arreglar vidas en una clase llena de gentuza parece sacado de la peor película del año, ¡¡pero también que forman parte de los estrenos de esta semana!! ¡¡Los habrán visto en más sitios, pero seguro que no se lamentan tanto de la muerte del gran Patrick McGoohan!! Tenía que decirlo y cortar el rollo, vaya por dios.

SIETE ALMAS

Will Smith intenta salvar la vida de siete buenas personas, pero se enamora de una de ellas. La película se convierte en un coñazo incomprensible y al final hay un giro argumental no apto para cínicos. A la crítica del otro día, en la que hacía hincapié en la horrible actuación de Rosario Dawson, la nula química con Smith, una música repetitiva y agobiante, un guión absurdo y una dirección aberrante solo se puede añadir que, a modo de recomendación, llevéis un bloc de notas a la sala de cine. Es la única manera de que os enteréis cuáles son esas siete personas. Y es que, por más vueltas que le doy al asunto, me salen cuatro y gracias. La mejor recomendación que os puedo dar, una vez más, es perdérosla… a no ser que estéis dispuestos a ser manipulados, a ver una historia que no va a ningún lado y a un Will Smith haciendo de personaje serio que no pega absolutamente nada con su personalidad. No, no vemos a un tipo haciendo el bien. Vemos a Will Smith intentando hacer de un tipo bueno. Lo pasaréis mejor viendo Men in black por quinta vez. En serio.

“¡No importa, Randy! ¡Me sigues cayendo bien! ¡Yeah! ¡Buen rollo!”

LA CLASE

La gran sorpresa de la temporada, por lo que van diciendo por ahí. Un filme francés medio documental medio ficcionado, que se acerca más a cualquier aula de un colegio español actual que al Mentes peligrosas de turno. Hablar del argumento sería absurdo: Un profesor bienintencionado entra a una clase llena de alumnos y estos no aceptan sus métodos… al menos en un principio. Dirigida por Laurent Cantet, director de filmes como Hacia el sur o Recursos humanos, el filme es un relato sincero y honesto sobre una sociedad no solo francesa, sino cada vez más mundial. Las clases problemáticas cada vez son más comunes en el mundo entero, y no se puede solucionar yendo a lo Club de los poetas muertos. La clase (traducción aproximada de Entre les murs, como todos sabemos) es un filme que se antoja obligatorio, único, mágico y verdadero. Los niños hablan, gritan, se pelean, atienden de vez en cuando, se quejan… Eso sí, si esperáis vampiros y zombies, casi que mejor os vais a la sala de al lado. Obligatoria en V.O. Y no precisamente para hacernos los listos, sino porque el doblaje de La clase expulsa pus por los cuatro costados.

LA SEMILLA DEL MAL

Creo que me quedé a gusto el otro día poniéndola a caer de un burro, pero uno nunca está contento. Dudo que haya más de tres personas a lo largo y ancho del mundo que puedan sentirse atemorizados ante la presencia de un niño con el pelo largo y voz fantasmagórica (llámalo voz, llámalo gruñido) apareciendo en cada maldita escena, casi saludando a cámara y pegando puñetazos de obviedad al espectador. Desequilibrada, absurda, mal rodada, con mal guión (lo mejor que se puede decir de él es que, supongo, estaría escrito en elegante fuente Times New Roman), actores que no saben lo que está ocurriendo enfrente de ellos, tramas de auténtica risa… En fin. Una película que empieza con una chica viendo a un niño muerto y acaba con un exorcismo relacionado con la época nazi no merece ser emitida en cines en pleno año 2008. En VHS en los 80 todavía. Para quemar, aborrecer y recomendar a vuestros enemigos más acérrimos.

Os acabo de dar más miedo que toda La semilla del mal

REVOLVER

¿Alguien se acuerda de Guy Ritchie? Sí, hombre, el tío que hace poco estrenó la –dicen- mediocre Rocknrolla, se casó con Madonna y perpetró Barridos por la marea y tiempo ha realizó sus dos obras maduras (manda cojones que las obras maduras de un director sean sus dos primeros filmes): Lock and stock y Snatch. Bien, pues Ritchie estrena ahora en España Revolver, una película de 2005 que hasta ahora estaba pendiente de estreno por estos lares. Tampoco es que nadie la echara de menos, pero en todo caso el filme, con Jason Statham –el tipo de The transporter-, Ray Liotta y André Benjamin, podrá ser visto en cines a partir de hoy mismo. ¿El argumento? Pues el que hemos visto mil veces: Un thriller policiaco con jugadores en casinos, partidas, amigos y enemigos. ¡Un filme rodado justo después de Barridos por la marea no puede ser malo!

OTROS ESTRENOS

EL TRUCO DEL MANCO: Santiago A. Zannou estrena su ópera prima en España. El filme, nominado a mejor actor y director revelación y canción original en los Goya de este año (como si significara algo), trata de marginalidades, gitanos que cantan hip hop y tonterías que hemos visto cuarenta veces. Si no os convence para no verla el hecho de que roza el sensacionalismo, trata de una historia de superación personal y, qué demonios, hay hip hop por los cuatro costados, quizá os convenza si os digo que el actor revelación es el cantante principal de La excepción. Sí, La excepción. Oh, ¿es eso que veo entradas de cine no vendidas? ¡Por qué será!

GUERRA DE NOVIAS: ¡Qué bien, una comedia romántica estadounidense! ¡Jo, con ese título seguro que nos ofrece risión sin par! El argumento ya promete, desde luego: Dos amigas de la infancia prometen que se casarán el mismo día, pero la planificación de estas será una locura y habrá rivalidad entre ambas. Vamos, que podemos todos contar cómo va a ser la película desde la primera escena hasta la última. Gary Winick, el director de La telaraña de Carlota y de la serie Mujeres en Manhattan, filma a una Kate Hudson cada vez más inofensiva (no se me ocurre otro adjetivo mejor para definir Como locos…¡a por el oro!, Una novia para dos o Tú, yo, y ahora…Duprèe) y a Anne Hathaway haciendo lo que todos sabemos.

Kate Hudson se lo tomó muy en serio cuando el graciosillo de turno le llamó “gorda”

¡Y mañana, un reportaje especial! ¡En video! ¡Con Will Smith! ¿Qué más se puede pedir?


Archive for the 'Estrenos' Category

¡Remakes mediocres!: Estrenos de la semana


¿Qué tienen en común un remake descafeinado, una película nominable a mil oscars y un filme francés? Sí, vale que el remake descafeinado de un filme francés podría ser nominable a mil oscars y el original quedarse sin nada, ¡pero también que forman parte de los estrenos de esta semana! ¡¡Los habrán leído en más sitios, pero no tienen tres críticas pendientes de compartir con ustedes!!

QUARANTINE

Cuando REC triunfó en los cines de España toda gracias a su increíble capacidad de innovación –curioso, teniendo en cuenta que en el fondo era lo mismo de siempre pero cámara en mano-, pocos nos esperábamos un remake yanqui. Cuando este se anunció, pocos pensamos que podía ser peor que la película española (más que nada porque los americanos de otra cosa igual no, pero de meter tensión en el cuerpo, un rato largo). Y, sin embargo, aquí está Quarantine, un remake paso a paso de REC con un par de -originales- nuevas escenas (el cámara matando a un zombie con la cámara: Impresionante) y con un manejo de la tensión pobre, triste, deprimente y, sobre todo, muy inferior al del filme de Balagueró y Plaza.

Me llamo igual que la reportera española y mi papel consiste en gritar mucho. ¿Quién ha dicho que no sé actuar?

El argumento ya es conocido por todos: Una reportera (Jennifer Carpenter, protagonista de El exorcismo de Emily Rose y una de los personajes principales en Dexter) sigue a un grupo de bomberos durante toda una noche. Los bomberos se meten en una casa junto a dos policías y empieza un delirio de rabia animal, zombies asesinos y sangre que es grabado en continua primera persona. Pero el gran error de Quarantine es que esta primera persona no solo sale cuatro veces en el filme (¿había algún tipo de necesidad?), sino que, en los momentos de mayor tensión, se dedica a hacer zooms y a mover la cámara como si tuviera parkinson. Descentra, marea y termina siendo, francamente, odioso. Tanto que, al finalizar, nos quedamos con el sabor de haber visto una REC desteñida, una REC triste y sin la fuerza de la primera parte. Esperemos a ver qué hacen los autores originales de la saga con esa segunda parte tan esperada por todos…y de la que tan poco sabemos. Y que, por favor, esta vez no hagan remake. No en estas condiciones. El miércoles, ampliamos la crítica. Gracias, dios, por los preestrenos.

MI NOMBRE ES HARVEY MILK

“¡Eh, chicos, tenemos una película que se llama Milk! Mmmmh, quizá la gente piense que se trata de un filme sobre la industria lechera… ¡Llamémosla Harvey Milk! Pero, ¿y si creen que se trata de una marca de leche? Nada, nada. Mi nombre es Harvey Milk y punto”-“¡Pero señor, es un título ridículo!”-“Traíganme a otro becario, por favor”. Algo así debió pasar en la reunión en la que se decidió el título español de Milk, porque pocas veces he visto un título tan grande y que diga tan poco. En fin, a estas alturas muchos ya sabéis lo que se comenta sobre este filme: Gran nominado de los Oscar, premio casi asegurado para Sean Penn, Gus Van Sant volviendo a hacer cosas decentes… ¡Quién sabe! ¡La vida nos da sorpresas!

Clavaditos, oye. Como Carmen de Mairena y George Clooney, más o menos.

El filme trata sobre la vida y muerte de Harvey Milk –obviamente-, político que salió del armario en los años 60 y decidió compartir con el mundo su homosexualidad. Mientras habla de libertad y de esperanza, en su vida privada pone los cuernos a su novio con un chico que parece necesitarle. En los actores, Sean Penn hace de gay, personaje famoso y asesinado, todo en uno –lo que prácticamente le asegura una nominación-, James Franco hace de su novio (le conoceréis de Freaks and geeks y las tres partes de Spider-man. Un prodigio de la actuación, el muchacho), Diego Luna (el feo de Y tu mamá también) de su amante y Josh Brolin (secundario hiperconocidísimo) de tío que, al final, le mata. Hala, tomad spoiler. Ni que no se supiera ya. Milk es la gran oportunidad para Van Sant de redimirse y volver al agradable redil de las películas comerciales. ¿Aceptará el trato?

CUANDO ELLA ME ENCONTRÓ

¿Se acuerdan de Helen Hunt? En su día tuvo algo de éxito gracias a La maldición del escorpión de Jade, Naúfrago (no, no hacía de balón ni de Tom Hanks) o Cadena de favores (en la época en que Haley Joel Osment era aun un reclamo para la taquilla), y después se hundió en la ciénaga de la mediocridad. Esta semana, parece haberse dado cuenta de que la única manera de conseguir buenos papeles es escribiéndoselos ella misma y, por tanto, se ha puesto el gorrito de guionista, productora y directora en Cuando ella me encontró, en la que se ha dado el papel principal. No es lista ni ná, la muchacha.

Los pósters indies son todos iguales, maldita sea

El filme es la típica tontería sobre una cuarentona que intenta tener una revelación personal mística. Cuando se muere su madre adoptiva, llama su verdadera madre, que es presentadora en una cadena local. Después, cuando le deja su marido, busca consuelo en los brazos de otro hombre. Esto apesta por los cuatro costados. Me juego el cuello a que al final es feliz y todos comen perdices. En este despropósito, le acompañan a Helen Hunt actores olvidados -¡pero no tanto como la gente cree!- como Bette Midler, Colin Firth o Matthew Broderick. Vamos, que tengo las mismas ganas de verla que de que me claven chinchetas en la planta del pie. Las mismitas, oigan.

OTROS ESTRENOS

EL HIJO DE RAMBOW: Aunque a priori parece el estreno más interesante de la semana (un niño que crece en medio de una secta que prohíbe el cine consigue una copia pirata de Rambo e intenta recrearla junto al chulito del colegio con su pequeña cámara mientras se esconden de la secta en sí), la verdad es que la crítica internacional la está tildando de mediocre. A mi me parece que será un caso a lo Rebobine, por favor: Promete mucho de parodia, pero será un filme más basado en la secta que en el rodaje en sí. Con todo, es un punto de partida más original que el de cualquier otra película de esta semana. Tampoco era difícil, todo sea dicho.

BIENVENIDOS AL NORTE: El lavabo está siguiendo ese pasillo, a la izquierda. Pues nada que no hayamos visto: La última sensación francesa, comedia inteligente, enredos, bla, bla, bla. No es que quiera juzgar antes de ver, pero es que se me hace imposible no hacerlo cuando cada dos meses sale “la comedia francesa de la temporada”. Bien, vale, me gustó La cena de las idiotas, ¿tengo que pagar tanto por ello? ¿Cuándo dejarán los franceses de hacer “revelaciones de la temporada”? Y sobre todo, ¿cuándo dejarán de ser un coñazo? El filme trata sobre un tipo que va a vivir al norte del país, donde cree que lo pasará mal, pero lo pasa bien. Al volver al sur le dice a su mujer que lo pasa fatal, y todo empieza a ser una delirante mentira. Ya os digo: Hilarante. Nunca visto antes. A la hoguera, coño.

RESISTENCIA: Segunda guerra mundial. Hechos reales. Nazis. Jamie Bell. Si todavía siguen ahí, es que tienen un corazón a prueba de bombas. Y es que estos cuatro elementos, que ya por separado producen repulsión, se juntan en Resistencia, una película en la que Daniel Craig se quita el traje de James Bond y es, simplemente, un actor mediocre, secundado por Liev Schreiber (¿Se acuerdan? Salía en la saga Scream) y, como digo, Jamie Bell (el chaval que se ve obligado a decir “Ya no soy Billy Elliot” en cada entrevista que le hacen). ¿Que si Resistencia tiene interés? Tanto como comer paté caducado, pero allá ustedes.

¡Que estemos en la Alemania nazi no es excusa para no practicar ballet!

La semana que viene, al menos, hay un estreno interesante y digno de ver: La clase. No se la pierdan. ¡Y mañana volvemos al ritmo diario de Cine Online, con críticas de preestrenos y de Quarantine! ¡No les quiero spoilear, pero vaya semanita nos espera! ¡Con Will Smith a veinte centímetros de nosotros! ¡Uauh!


Archive for the 'Estrenos' Category

¡Keanu reeves asobinao!: Estrenos de la semana


¿Qué tienen en común un extraterrestre con la cara de Keanu Reeves, una búsqueda del amor y un ratón? Sí, vale, que si un ratón buscara el amor y se encontrara con un extraterrestre con la cara de Keanu Reeves sería algo muy raro, ¡¡pero también que forman parte de los estrenos de esta semana!! ¡¡Los habrán leído en más sitios, pero no estarán tan Crepusculados como estamos aquí!!

ULTIMATUM A LA TIERRA

Es imposible hablar de la nueva versión de Ultimatum a la Tierra sin mencionar a la cuasi-perfecta película original de Robert Wise (Sonrisas y lágrimas, West side story, Star trek, El ladrón de cadáveres… Un genio, vaya). En ella, Klaatu, un extraterrestre que sale de un platillo volante asentado en medio de Washington, se hace amigo de una familia (tras escapar del hospital donde le tienen encerrado) hasta que va a la cercana casa de un doctor y le advierte del motivo de su llegada: Evitar que se hagan armas nucleares más potentes que la bomba atómica. Si esto sucediera, su planeta se vería obligado a destruir la Tierra para que no cause problemas. Vale. Esto, por algún tipo de razón, se ha transformado en la versión 2008 en Keanu Reeves amenazando con asesinar a toda la raza humana, con muchos tiros, explosiones y esferas extraterrestres que amenazan con destruir, aquí y ahora, a la humanidad.

Donde, en la película original, había un mensaje de paz, una advertencia para el futuro y una narrativa genial, aquí parece haber amenazas, no dar opción a hablar y un par de explosiones más para el camino. O sea, que se parece a la original lo que un huevo a una patata. Si olvidamos el original, probablemente nos encontremos con una cinta entretenida, bien rodada (no en vano, su director, Scott Derrikson, es el mismo que el de la perfectamente dirigida El exorcismo de Emily Rose. Y de Hellraiser V, pero hay cosas que todos queremos olvidar), con unos efectos especiales de lujo y un Keanu Reeves explotando su cara de “No pasa nada, soy Neo. ¿Dónde se cobra?” al máximo de sus posibilidades (¿ninguna?). Lo dicho, una de marcianitos que, anecdóticamente, tiene el mismo título que el de un gran clásico de la ciencia ficción. Vamos, que sí, que iremos a verla todos. Para qué negarlo.

Los carteles del VIPS anunciando su menú nocturno son iguales

MY BLUEBERRY NIGHTS

Se lleva lo oriental. Es algo absurdo de negar. Queda mucho mejor decir que has visto lo último de Kim Ki Duk que lo último de Steven Spielberg –a pesar de que Ki Duk, oh sorpresa de sorpresas, también sepa hacer bodrios infumables-. Y es por eso que se le está dando un bombo inusitado a My blueberry nights, del gran Wong Kar Wai, autor de Deseando amar, Happy together, Chungking express o la soporífera pero preciosa visualmente 2046. Todos sabemos lo que nos vamos a encontrar en su nueva película, pues: Paisajes y decorados estilizados, con una luminosidad fuera de lo normal y un estilo propio que grita por los rincones “¡Esto es una película de Wong Kar Wai y por tanto es buena!”.

Lo cierto es que Wai se ha rodeado de lo más selecto: Jude Law, Norah Jones, Rachel Weisz y Natalie Portman se pasearán por una cinta en la que la historia es lo de menos (una mujer da vueltas por América mientras busca el amor verdadero y se encuentra con personajes atípicos) y las volteretas visuales lo de más. Si no salimos vomitando de la sala viendo chispitas de colores, Wong Kar Wai habrá vuelto a triunfar. No olvidéis decir al salir las típicas frases de después de una película asiática: “Mucho mejor que cualquier americanada”, “Esto no lo hace Spielberg ni queriendo” y la favorita de todo el mundo “Esto son historias de verdad”. A pesar de que no os hayáis enterado de un mondongo. Intentaré que haya crítica para el miércoles, que, en el fondo, parece interesante.

¿Para que ir a una discoteca pudiendo mirar este poster durante horas?

PEREZ, EL RATONCITO DE TUS SUEÑOS 2

¡Toma ya! ¡Por fin ha vuelto! Con los mismos efectos en 3D patateros de siempre y la aparición de actores de tanto carisma como Manuel Manquiña o Marcos Woinski, Pérez ha vuelto con una película que, sin duda alguna, traspasará nuestros corazones. ¿El argumento? Tan GENIAL! que sólo podemos amarlo con locura. A ver. Ejem. Lucas tiene ocho años y quiere descubrir cómo es que el ratoncito Pérez consigue repartir monedas por las casas de los niños desdentados sin que nadie lo vea. Y, en vez de mirar por Internet y darse cuenta de que es cosa de los padres (que ya tiene ocho años, coño, que empieza a ser edad) termina por hacer que Pérez caiga en las manos de Gil Penkoff, un empresario (¿ruso?) malvado que intenta hacerse millonario vendiendo los secretos de Pérez (supongo que a Salsa rosa o algo así. No imagino que a nadie le puedan interesar los secretos de un ratón con monedas ilimitadas fetichista de los dientes). Total, que al final supongo que le liberan y Pérez baila (más que nada porque sale en el cartel bailando).

Si a esto le sumas que la película cuenta con el nuevo videoclip de Gisela (Sueños mágicos, como el de convertirse en una gran artista, supongo) y personajes de dibujos animados con nombres como El rata, Ratito o María Laucha, sólo podemos sentarnos y esperar una obra maestra. No, en serio, me encantaría deciros, como el resto de páginas web del mundo mundial, que es una película “ideal para los niños”, pero tengo serias dudas al respecto. Pero en fin, por eso de apoyar el producto nacional y el talento (mucho, muchísimo, desperdiciado en obras como esta o Olentzero y la magia de los regalos), tendré que recomendarla efusivamente para no quedar mal. Por cierto, ¿alguien fue a ver Pérez, parte uno? ¿Hay algún motivo que justifique la secuela?

Y esto, niños, es un personaje fracasado

OTROS ESTRENOS

APARECIDOS: Terror español del que merece la pena. Paco Cabezas, director de cortometrajes, debuta en la dirección de largos con Aparecidos, una película en la que dos hermanos descubren el diario que describe unos crímenes cometidos años atrás. Esa noche, el presente y el pasado se entremezclan. Por mucho que suene a argumento repetido mil y una veces, merece la pena echarle un vistazo y comprobar cómo aun queda gente con ilusión en el panorama nacional.

EL REINO DE LOS CHIFLADOS: Otra de animación que se presenta aburrida, tópica y, por supuesto, en un 3D de la primera época de Pixar. Con el único “aliciente” de estar doblada por Florentino Fernández (¡Qué sorpresa!), Josema Yuste (¿Qué ha hecho desde Martes y 13? ¿Pedir dinero en las esquinas?) y Anabel Alonso (que ultimamente dobla anuncios de teléfonos móviles, tampoco es una gran razón para ver la película), el filme mezcla el humor “canalla” de Shrek con el gag del yeti majete de Monstruos S.A y se sacan una película de la manga. Para personas con el estómago muy curtido.

IL DIVO: No, no es un documental sobre el grupo (engendro) musical, sino un filme que critica las instituciones religiosas y enseña una muestra de la lucha de poder entre la iglesia y la mafia. ¿Que si tiene pinta de ser una más del montón que mañana no recordará nadie? Efectivamente, amigos. Efectivamente.

SU MAJESTAD MINOR: Jean-Jacques Annaud, antaño creador de esa maestra El oso y El nombre de la rosa y actual creador de mediocridades como Siete años en el Tíbet o Enemigo a las puertas (vaaale, no me acribillen, esta estaba bien) dirige la película moralista del momento. En una época anterior a la de La odisea, Minor, un hombre mitad persona mitad cerdo adquiere el título de rey. En su reparto, entre otros, encontramos a Vincent Cassel (Promesas del este, Ocean’s thirteen…) y al aborrecido por propios y extraños Sergio Peris-Mencheta. Espero que haga el papel de cerdo.

Sin comentar se quedan Como los demás (película francesa en la que una pareja gay quiere tener un hijo. ¡Enredos y picaresca por doquier!) y Tiburón, en las garras del hombre (un documental sobre, er, tiburones).

¡Mañana, si dios quiere, la crítica de Camp rock! ¡No se muevan de su sillón!


Archive for the 'Estrenos' Category

¡Mordiscos de amor!: Estrenos de la semana


¿Qué tienen en común unos vampiros besucones, un perro estrella de cine y unos porreros de armas tomar? Sí, vale, que los que idearon las ideas de los vampiros besucones y el perro estrella de cine debían ser unos porreros de flipar, ¡¡pero también que forman parte de los estrenos de esta semana!! ¡¡Los habrán visto en más sitios, pero ninguno de ellos ha tenido que sufrir Blindness por la mañana!!

CREPÚSCULO

¿Qué? ¿Que hay más estrenos esta semana? En fin, lo lamento por ellos y por su nefasta existencia. Y es que las salas donde se proyecten se van a llenar de gente que no ha cabido en las sesiones de Crepúsculo. Asín de claro. Si alguien no conoce la historia de Edward y Bella a estas alturas, es que ha vivido en otro mundo durante los últimos nueve meses, donde la Crepusculomanía ha sido tan imparable como absurda. Algo que sólo se le puede atribuir a tres posibles teorías: Es un producto de marketing perfectamente llevado por las editoriales, los lectores forman parte de una extraña secta que les obliga a consumir todo lo relacionado con vampiros que se enrollan entre sí o es que los libros son buenos. Nah, desechemos la última opción. Venid, fans, venid. No os tenemos miedo.

Básicamente, por si sois trogloditas que acabáis de salir por primera vez al mundo exterior: Bella (atención al nombre, sutil como pocos) es una muchacha que se muda a un pueblo llamado Forks, donde conoce a una familia de vampiros. Y se enamora de uno de ellos. El resto de la película es un “que te como-que te quiero” continuo que sólo puede interesar a los que se preguntaban –en serio- si Ron y Hermione acabarían juntos. La directora del espanto en cuestión, Catherine Hardwicke (que, por lo que dicen, se limitó a sentarse en su silla y bostezar hasta que acabó el rodaje, para que os hagáis una idea de lo impersonal que es), dirigió también Thirteen (que no estaba mal, para qué negarlo) y ha firmado por la trilogía crepusculiana. Porque, obviamente, vamos a tener vampiros para dar y tomar. Si esto lleva a una película de Buffy, entonces habrá merecido la pena. Si no, que alguien me pase la cuchilla afilada, por favor. Robert Pattinson, el Edward cinematográfico (más conocido por muchos como Cedric Diggory en la saga Harry Potter), ya se está preparando para poner muchos morritos y tirarse a tantas fans como pueda. Ah, la dura vida del sex symbol adolescente. Por su parte, Kristen Stewart se encasillará en el papel de Bella y nunca jamás conseguirá hacer algo con su carrera. ¿No es maravilloso?

Bella y Bestia son

El miércoles, una crítica extensa y en condiciones (todo es que me tenga que tragar mis anticrepusculianas palabras). Y, por lo demás, les veo en 2010 con New moon, la segunda parte del amor repetitivo, aburrido e innecesario entre el vampiro y la tía que moja las bragas por los vampiros. Apasionante.

BOLT

No sé si conocen la historia de esta película. Curiosa es, y un rato largo. El filme iba a ser dirigido en un principio por el talentoso Chris Sanders (el director de la muy divertida Lilo & Stitch), con el nombre de American dog y una estética de cine negro que la convertían en la gran aspirante a sleeper del año. La trama contaba la historia de un perro llamado Henry que, sin saber muy bien cómo, acababa en el desierto de Nevada junto a un gato de un sólo ojo y un conejo radiactivo con sobrepeso. No es por nada, pero a mi lo del gato de un sólo ojo y lo del conejo radiactivo me atraerían al cine con los ojos cerrados.

Pero claro, estamos hablando de Disney, y más particularmente de John Lasseter. Así que en cuanto vieron que la historia se alejaba mucho del esquema “perro-que-habla-y-se-tira-pedos-hace-nuevos-amigos”, le dieron a Sanders ideas de cómo mejorar la película. Sanders, por suerte, las ignoró, y fue echado a la calle sin pasar por la casilla de salida. Entonces llega lo divertido: La película, que ya llevaba dos años y pico de producción, tuvo que ser reempezada desde cero (con el nuevo nombre, mucho más horrible, de Bolt) y terminada en tan sólo 18 meses (incluímos guión, storyboards, animación y un largo etcétera) poniendo a la marioneta Byron Howard –Chicken Little, Hermano oso, Hermano oso 2– a la dirección (aunque dicen las malas lenguas que Lasseter hizo todo desde su trono del mal). ¿La historia actual? Un perro estrella de televisión se pierde y se junta con un gato normal y corriente y un hamster fan para encontrar el camino a casa y a su adorable ama, con la voz de la inimitable –gracias a dios- Hannah Montana. Que además canta. ¿Quién quiere conejos radiactivos si tenemos a Hannah Montana? ¿Por qué vamos a querer ver una historia de cine negro si tenemos canciones cantadas a dúo por John Travolta-Bolt y Hannah Montana-Niña sin carisma? Hoy en Así (no) se hace cine: Bolt. El martes, es posible que haya crítica conjunta con Crepúsculo. Yupi.

Así ERA Bolt. Ahora que levante la mano el que quiera matar a John Lasseter por el destrozo.

SUPERFUMADOS

No sé ustedes, pero yo empiezo a estar hasta los cojones de las producciones independientes de supuesta risa y transgresión producidas por el colega Judd Apatow. Quizá por el nombre no les suene –no es Steven Spielberg que digamos- pero basta empezar a decir películas suyas para comprobar que tiene un sello propio. Virgen a los 40, Supersalidos, Paso de ti, Freaks and geeks (serie), Lío embarazoso… Todo como muy canalla de cartón piedra, ya veis. Y la cosa sigue, más que nada porque hacer películas adolescentes destinadas a un público adulto da dinero por los dos lados. Por eso, esta semana se estrena Superfumados (título original: Pineapple express. ¡Vivan los traductores españoles, coñoya!), una película en la linea de las anteriores. O sea, risas canallas de mentirijilla.

Dale y Saul son consumidores de una extraña droga llamada Pineapple express. Dale ve un asesinato y, con la tontería, se cae la droga en mitad de la escena del crimen. Dale y Saul intentan salvar su vida, ya que les persiguen varias personas. Y ya está. Obviamente, el mejor título para algo así es Superfumados, ya que fuman cosas raras y probablemente haya chistes sobre marihuana con mucho “joder” y mucho “mierda, tío” (recuerden el diálogo-tipo de Supersalidos: “Joder, tío, mierda, eres un puto cabrón marica sin polla, hijoputa”. Humor inteligente). Lo dicho, humor sobre drogas mezclado con película de gangsters con el mejor sello Apatow: Divertir igual no divertimos. Pero eh, por lo menos no aburrimos del todo.

Tan mal photoshopeado que debería ser quemado

OTROS ESTRENOS:

LA LEYENDA DE SANTA CLAUS & OLENTZERO Y LA MAGIA DE LOS REGALOS: Dos películas, dos, destinadas a pasar sin gloria por la taquilla española. Ignoro cuánto público puede haber que quiera ver películas navideñas a inicios de diciembre, pero alguien tiene que haber. Supongo. La primera película, finlandesa, trata de, pues eso, la historia de Nikolas, un Santa Claus con ganas de repartir regalos a diestro y siniestro. La segunda, de animación vasca, tiene uno de los argumentos más bizarros que se pueden escuchar para una película navideña: McLondon, un ladrón de bancos, se estrella contra la casa de Olentzero (el Papá Noel vasco, para que nos entendamos) y le secuestra para que le ayude a recuperar su avión. Para colmo, Olentzero ha perdido su reloj mágico y no podrá parar el tiempo para repartir los regalos de navidad. Vamos, que le falta un árbol de Navidad parlante y los tres reyes magos ninjas para que se convierta en la película de mis sueños. Lo dicho, si alguien va a verlas, el pésame por adelantado.

BUSCANDO UN BESO A MEDIANOCHE: Comparada por mucha gente con la espectacularmente genuina Antes del amanecer (este lunes, en Cine online), Buscando un beso a medianoche trata la historia de Wilson, un treintañero que se ha quedado sin novia, citas ni nada parecido hasta que conoce, gracias a Internet, a Vivian. Empiezan a hablar y poco a poco descubren que tienen más en común de lo que jamás se podrían imaginar. Vamos, la respuesta romántica a tanta tontería pseudonavideña. La lástima es que la fecha de estreno no es la mejor y probablemente se pegue el golpe padre. Una pena, oigan.

Y por si tuviéramos poco, esta semana también se estrenan Corazones rebeldes (un documental sobre viejunos cantando en un coro de rock and roll. A tope con la chavalería), Un gran día para ellas (una comedia romántica como cualquier otra comedia romántica. O sea, sin gracia y con el romanticismo justo), Mongol (que no digo ni que esté bien ni que esté mal: Simplemente que no le interesa ni a su creador) y Dos polis en apuros (que con su título ya dice todo).

Se hizo antes y con una academia entera.

La semana que viene, Keanu Reeves dice adios a Speed 3 desde su nave espacial, Wong Kar Wai estrena película nueva y, aleluya, se estrena una película española digna de ser llamada “interesante”. Allí nos vemos.

Mañana seguimos con Os carrinhos 4. Ta namoratu.


Archive for the 'Estrenos' Category

¿Vuelve Keanu?: ¡¡Speed 3!!


La cacareada crisis (cacareada porque no hay persona que no hable de ella. Es como el Coco pero para los mayores de 18) hace que las productoras se arriesguen cada vez más. No en productos buenos y nuevos, como hemos visto, pero sí en otros inexplicables proyectos como El profesor chiflado 2, Superdetective en Hollywood IV, Génesis: Macacos o Underworld III. Ante estas extrañas maniobras sólo se puede esconder un bizarro plan maestro que desconocemos el resto de los mortales por alguna razón. O una falta de reacción alarmante. Por suerte, Fox está alerta a los cambios del mercado y sabe lo que la gente quiere. Lo que todos demandamos. Qué coño, se han llegado a hacer manifestaciones por ello en varios lugares del mundo. Una televisión de calidad, diréis algunos. Una rebaja en el precio de las películas, diréis otros. Que se acaben Los Simpson de una vez y dejen de machacarla tanto, decimos todos a la vez en un armonioso canto. Pues no. Todos equivocados.

Lo que todos pedíamos a gritos era, sin duda alguna, una tercera parte de SPEED. Vamos, yo he visto a gente inmolarse por no poder ver Speed 3 en los cines, y parece ser que Hollywood ha actuado en consecuencia. Por supuesto, la noticia hay que tomarla con pinzas, pero la información, supuestamente privada (y leída en Ain’t it cool news), decía lo siguiente: “Hay un guión en el aire que reintroduce a Jack Traven, por lo que los estudios esperan que Keanu vuelva a la franquicia”. Por si alguien lo había olvidado, el personaje de Keanu en la primera Speed se llamaba Traven (¿olvidar un dato tan importante? ¡Qué va!).

Si en el futuro seres evolucionados encuentran esta portada como evidencia de que el siglo XX existió, estamos perdidos en los libros de historia.

Así, tras la notable Speed, en la que había que parar un autobús que no podía parar antes de que explotara, y la horrenda Speed 2, donde Sandra Bullock y Jason Patric tenían que parar un barco que no podía parar antes de que explotara, Speed 3 nos traerá una nueva visión de la saga. ¿Aviones que no pueden parar pero que hay que parar antes de que exploten? ¿El Air Force One? ¿Un toro mecánico? ¿Un cochecito de bebé? ¿Qué demonios se les puede ocurrir otra vez y que no sea tan forzado y trillado como todos pensamos que será? (“Oh, dios mío, esto no puede pasarme OTRA VEZ”, exclamará el personaje de Bullock antes de enrrollarse con Keanu).

Si Keanu está por la labor después de convertirse en una estrella mediática es algo que tiene que decidir él. Vamos, yo no lo haría. Y es que, si el protagonista de (atención, todas películas estrenadas tras Speed) Matrix, Pactar con el diablo, Un paseo por las nubes, Constantine y Ultimatum a la tierra necesita acudir a Speed 3 para salvar su carrera, es que algo falla en este universo. Vamos, que estoy viendo un estreno en DVD mandando al personaje de Jack Traven a la porra. Tampoco le queríamos.


Archive for the 'Estrenos' Category

Lobezno 2: La secuela de un spin off


Prepárense, porque en un par de años la moda de las spin-off va a arrasar los cines del mundo entero. Para quien no lo sepa, un spin-off es la historia de un personaje que en una película o serie era secundario y aquí, de pronto, es el principal. Como Aída o, yéndonos a la buena televisión, Frasier. Pero a nadie le importaron lo más mínimo los spin-off hasta que, de pronto, a un directivo de 20th century Fox se le ocurrió coger al personaje más exitoso, guaperas y cansino de X-men, Lobezno (¿Han ido a su tienda de cómics ultimamente? El maldito aparece en todas y cada una de las colecciones Marvel, aunque sólo sea para saludar. Es como Spiderman pero con puro y garras), merecía tener su película en solitario. Y después, Magneto.

La cosa es que después de un par de años donde todos nos tomamos a chufla la ocurrencia, resulta que ya empiezan a trascender datos de importancia. Y qué decirles: Lobezno reunirá a más personajes de los X-men… ¡que la propia X-men! Desde Gámbito a Dientes de sable, pasando por Muertopiscinas o Cíclope, la mitad del Universo Marvel irá a ayudar a Lobezno a ganar más dinero que la franquicia mutante (lo que, en un principio, no debería ser difícil: Lobezno tiene muchísimo más carisma que Tormenta, Coloso y el resto de la sosa formación de las pelis). Sobre la historia en sí (y, aunque no lo creáis, esta es la noticia), aun se sabe poco. De lo que sí se sabe algo es de la… ¡segunda parte! Estos de Hollywood son la pera limonera. Y es que Hugh Jackman dio algunos toques en la MTV (ya sabéis, el canal donde ponen videos musicales aburridos mezclados con programas de telerealidad en el que hijas escogen novio para sus madres y viceversa) el otro día sobre lo que le gustaría hacer en una segunda parte. Que, por cierto, es algo que también me gustaría hacer a mi. Y no, no es ese tipo de cosas, guarretes.

Hugh dejó caer que en Lobezno 2 (ante la manía actual de poner doses para las secuelas se llamará Lobezno: Salvación o Lobezno: Muerte súbita, para parecer todo lo contrario a una secuela, a pesar de que todos la vayamos a llamar Lobezno 2), el personaje se irá a Japón, obviamente basado en la obra maestra que en 1982 hicieron Claremont y Miller. O eso le gustaría a Hugh por lo menos. Ya está. Esa es la noticia. Ah, sí. Además, Jackman dijo oficialmente que el trailer de Lobezno se podría ver el 12 de diciembre con Ultimatum a la tierra, la nueva pavisosada de Keanu Reeves.

Sabes que es sábado cuando ésta es la mayor noticia del día.

Ah, sí, y ha trascendido la primera imagen de Gámbito. ¿No son apasionantes los sábados, amigos?


Archive for the 'Estrenos' Category

De pingüinos y vikingos: ¡Estrenos de la semana!


¿Qué tienen en común un león parlanchín, una saga venida a menos y unos vikingos? Sí, vale, que mezclar vikingos y leones parlanchines sólo puede ser obra de una saga venida a menos, ¡¡pero también que forman parte de los estrenos de esta semana!! ¡Los habrán visto en más sitios, pero ninguno se ha pasado King kong DS!

MADAGASCAR 2

Aun ahora, cuando alguien me dice que se rió hasta la muerte con X escena de Madagascar, me quedo mirándole con cara de cenutrio. Más que nada porque sé que vi esa primera parte porque tengo la entrada y porque recuerdo unos pingüinos bailando. El resto ha desaparecido de mi memoria como las lágrimas en la lluvia, y con razón. Este año, tras un bagaje excelente en cuanto a producciones animadas (sólo Wall E ya se come con patatas al resto de películas, animadas o no, de 2008), llega a nuestras pantallas la necesaria, vital y –uy, sí- muy sorprendente Madagascar 2, una de esas películas en cuyo trailer nos cuentan todos los chistes (ja, ja, es un hipopótamo cantando “Le gusta marcha, marcha”. Que alguien me pegue un tiro, por favor) y que tiene tanto interés como tirar una pelota a una pared durante horas. O sea, algo que vas a olvidar medio minuto después de ver.

Por si todavía hay alguien que quiere saber cómo continúan las aventuras de Alex, Marty, Merman y Gloria (lo he leído en la Wikipedia, no crean que lo recuerdo), les diré que se marchan en un aeroplano (¿esto no pasaba ya en la primera parte?) estropeado y caen en la selva de Africa, donde se lo pasan en grande con sus nuevos amigos, aunque siguen echando de menos su zoo original en Central Park. Toda una excusa para realizar Madagascar 3. Ya no es sólo que el título Madagascar no tenga ningún sentido si se desarrolla en Africa, ni que los personajes tengan el carisma de una ameba, ni que sepamos perfectamente que es una película-hamburguesa (ya saben: Se disfruta mientras se come, pero no te preguntes qué es lo que acabas de comer ni a que sabía, porque no te acordarás): Es que Madagascar 2 tiene toda la pinta de ser una tomadura de pelo para fans de la primera parte, incluyendo repetición de chistes (lo que ellos llamarán “guiños”), los mismos modelados que no pegan nada con la historia y un par de chistes de pedos para que los niños se rían con el buen humor británico. Les espero el año que viene en la tercera parte.

Qué risa, son animales y hablan

OUTLANDER

Los productores de El señor de los anillos (que tampoco es decir mucho, vaya. Ni que no hayan producido mierdacas del tamaño de Connecticut) nos traen ahora Outlander, una atractiva especie de mezcla entre Depredador, Braveheart y Beowulf (sí, alguna mala tenía que haber en el tándem) que trata, básicamente, de la historia de un extraterrestre gigante que lucha contra los vikingos. Pero mejor contado, claro, en una historia que trata la vida de varias generaciones vikingas, con traiciones, venganzas y, en fin, aliens contra vikingos. Dirigida por el guionista de Underworld 3 y Conan (¡Paren las máquinas! ¡Este tipo es el nuevo Spielberg!) y protagonizada por el actor de nombre impronunciable al que todos conocemos como Jesucristo (el de La pasión de Cristo, claro), por Hellboy y por John Hurt, Outlander nos ofrece filigranas visuales mezcladas con una historia que, aunque no lo parezca, se sostiene bastante bien sobre sí misma. Vamos, que si hubiera que recomendar una película esta semana no me lo pensaría dos veces (entre pingüinos y parodias malas, tampoco es que la cosa esté demasiado reñida): Outlander es lo mejor que se puede ver este fin de semana en cines (de entre las pelis grandes, claro)… a no ser que recuperéis a 007 de la semana pasada.

SUPERHERO MOVIE

No hace ni un mes que Disaster movie hizo pensar a miles de personas “¿Por qué me sigo gastando el dinero en películas acabadas en “movie”?”. La dolorosa respuesta llega ahora, con el nombre de Superhero movie. Una nueva prueba de fuego para todas las personas con el pulso de hierro que consiguieron sobrevivir a mortales bodrios como Epic movie, Date movie, Scary movie 4 o Casi 300. Sorprendentemente, quizá los que hayan aguantado el tour de force de las parodias horrorosas de los últimos años, quizá ahora se sientan recompensados. Y es que Superhero movie, por lo que se dice, no es, ni mucho menos, tan mala como las anteriores movies. Es más, incluso tiene una trama decente en la que los gags no están metidos con calzador (y, según dicen los sabios del lugar, algún chiste tiene hasta gracia). Quizá tenga algo que ver con que su director, Craig Mazin, ha realizado este guión en solitario, al contrario que lo que ocurrió en Scary movie 4 y posteriores, cuyo guión era realizado por seis amiguetes a la vez en una amalgama de chistes malos, drogas no autorizadas e intentos por meter cien parodias en una película de noventa minutos, por mucho que terminen por no tener sentido alguno. Por si a alguien le interesa el argumento, sigue a Rick Riker, que tiene superpoderes y no sabe cómo utilizarlos. Tampoco creo que os esperarais a Clint Eastwood por aquí, vaya. Lo dicho. Superhero movie quizá no sea tan horrorosa después de todo. Eh, he dicho quizá. No me miren así, que da miedo.

No creais que el poster de Los vengadores será muy diferente

OTROS ESTRENOS

FORASTEROS: Ventura Pons, uno de mis directores españoles favoritos, estrena nueva película. Por lo que dicen, bastante “menor” comparado con su trabajo en obras como Morir (o no), Amigo/Amado o Caricias, pero película al fin y al cabo. El film, que cuenta con actores catalanes del nivel de Joan Pera (famoso por sus intervenciones en la telenovela El cor de la ciutat) o Manel Barceló (también de El cor de la ciutat y películas como Salvador), cuenta la historia de una familia que, con cuarenta años de diferencia, sufre dos pérdidas irreparables a la vez que unos nuevos vecinos llegan al pueblo donde viven. Sentimientos a flor de piel, preguntas sin respuesta y un guión que callará la boca a los tipejos de “El cine español son sólo tetas y guerra civil” en Forasteros.

LA OLA: Ni idea tenía de este film, oigan, hasta que lo he visto anunciado como una de las películas de la semana. Y aún diría más: Como una de las grandes sorpresas de la semana. Sí, es una película alemana situada en la época nazi. Sí, es un dramón. Sí, a priori suena a algo que hemos visto cien veces antes. Y, sin embargo, es leer el argumento y enamorarse a primera vista. Ron Jones, un profesor de California, se pregunta cómo es posible que el pueblo alemán se calle mientras el pueblo judío es masacrado. Por ello, hace un ejercicio de disciplina con sus alumnos, instaurando un régimen extremo, sin libertades ni nada parecido. Los alumnos, en vez de rebelarse, pronto se entusiasman con el asunto y se espían unos a otros, acosando a aquellos que no querían integrarse en el grupo. Vamos, no me digan que no les suena bien. Esto tendría que ser número 1 de taquilla, y no la sosibobada de los pingüinos habladores.

LA MUJER RUBIA: Thriller que hemos visto cuarenta mil ochocientas treinta veces antes, y veremos otras tantas después. Co-producción argentino-franco-italo-española (¿Qué no presagia nada nuevo? Por supuesto que no), la película trata de una mujer rubia (¡Bravo! ¡Qué descriptivo es el título!) que atropella a algo o alguien pero sigue adelante ignorándolo. En los días siguientes, se descubre el cadáver de un adolescente donde ella pasó con el coche, y las dudas la atormentan. Wow. Póngame veinte McArgumentos de estos con un par de Patatas grandes. Y, encima, lo estoy viendo, estará mal contado. Hala, mujer rubia, prepárate a ser ignorada en taquilla. Y con razón.

La semana que viene, el revienta-taquillas Crepúsculo y la cinta de dibujos animados masacrada por Disney Bolt, además de futuras obras maestras como Superfumados o Olentzero y la hora de los regalos. Uauh, no puedo esperar.

¡Felicidades! Si no ha chillado usted como una loca, no es una adolescente de quince años


Archive for the 'Estrenos' Category

Eddie Murphy, que es negro y hace risa, en…


Lo mejor de Hollywood es que es tan previsible que podría haceros desde ya un mapa de los estrenos de 2010 y no fallar ni una entre secuelas de Saw, chorradas sacadas de la franquicia Star wars (y antes de que los puritanos se lleven las manos a la cabeza, sólo diré dos palabras: Clone wars) y secuelas de horribles películas de dibujos animados (como la totalmente necesaria Madagascar 3 o la, sin duda, vital Shrek 7: Pinocho’s secret).

Pero, muy de vez en cuando, el férreo sistema Hollywoodiense deja paso a nuevos talentos, a nuevas maneras de expresarse, a nuevas historias independientes que triunfarán en los años siguientes y tendrán un hueco en los corazones de la gente de bien. Esta no es una de esas veces, y es por eso por lo que estoy hablando de, ni más ni menos, El profesor chiflado 3. Sí, amigos. Por fin sabremos más sobre esa desternillante familia, los Klumps -¡oh, dios mío, el detector de sarcasmos está a punto de explotar!-  gracias a Universal, que ha pensado en revivir la saga a pesar de que la segunda parte (esa que nadie fue a ver y que nadie recuerda que se estrenó) recaudará 108 millones de dólares menos que la original. Que puede parecer poco pero es un dinero que para mi lo quisiera. Pese a todo, tranquilos. Aun puede que algo vaya mal y se den cuenta de que Eddie Murphy es un actor acabado, el proyecto se suspenda y el dinero se done a algo más interesante, como la investigación sobre la reproducción del langostino macho.

Dos Eddie Murphys en una película, doble fracaso. Imaginad toda una familia de Eddie Murphys ahora.

Pero visto lo visto, lo normal sería no contar con ello. Más que nada porque, en el horizonte, junto a este Profesor Chiflado 3, ya se atisban obras de gran talento como XxX 3, que en un principio será guionizada por los mismos tipos que han hecho Terminator: Salvation, Sexo en Nueva York 2, con una Sarah Jessica Parker que volverá a aprovechar sus millones de beneficios para invertirlos en sacrosanto botox o Superagente 86 II, que, por lo visto, tratará de liarnos con los números tanto como pueda.

Lo dicho: La originalidad nos abruma, señores.