El cine que estabas esperando

Archive for the 'Futuros estrenos' Category

¡El cine de 2009!


En Cine Online queremos demostrar que somos un blog diferente al resto de blogs. Un blog que vive la actualidad en auténtico tiempo real, que sabe cuándo es el momento para publicar una cosa y cuándo es el momento para publicar otra. Un blog que sabe plantar cara al resto de blogs y decir “Eh, aquí estamos, marcando la moda”. Así, mientras el resto del Internet del mundo estatal se dedican a dar sus regalos de reyes a la industria, desde Cine Online vamos a repasar qué es lo que nos espera en el año 2009. Pero bien, no como en Fotogramas, que por cada película interesante te meten cuarenta de morralla. Aquí sabemos lo que mola y lo que no mola.

Igual que sabemos que el 2009 estará marcado, inevitablemente, por Dragon ball evolution (atención al “evolution”, como si hubiera algo que evolucionar) y Street fighter, dos producciones a cada cual más chusquera. La primera, con un Goku que parece salido de un anuncio de Sunny Delight (ya sabéis: Pelo engominado, moto supuestamente chula… cualquier parecido con Dragon ball es pura coincidencia) y la segunda con unos trailers en los que la supuesta protagonista, Chun Li, aparece menos que los paralelismos del filme con el videojuego. Y ya es decir. Pero no serán las únicas adaptaciones hacia las que tener miedo. También veremos en 2009 G. I. Joe: Rise of Cobra, la adaptación de los militares que primero fueron cómic, después película, después muñequitos, después serie de dibujos animados (algunos todavía tarareamos su opening –¡Yi Ai You!-), después videojuego, después cómic y después película, cerrando un ciclo de marines hipermusculados venciendo al mal comunista de impresión. También, supuestamente, veremos Watchmen, pero tiene la espada de Damocles sobre su cabeza debido al problema legal con Fox, Angeles y demonios, por si a alguien le interesaba la nueva tontería de Dan Brown hecha cine y Kika Superbruja. Eh, por lo menos sus libros son mejores que los de Brown.

 

En 2013, Michael Bay rompió la taquilla con su adaptación de “Los sonidos del ABC”

Y no nos alejamos de las adaptaciones, pero ahora además le añadimos un nuevo término: Secuelas. Porque Hollywood está que lo tira, este año podremos disfrutar de Harry Potter y el misterio del príncipe (¿recuerdan? Se iba a llamar “el príncipe mestizo” pero las Asociaciones Sin Nada Mejor Que Hacer saltaron al unísono), que promete un filme relativamente parecido al libro. Relativamente. Solo espero que Hermione no salga bailando un divertido can-can mientras Harry y Ron se emborrachan con cerveza de mantequilla. Por otro lado, contamos con la decimoprimera parte de Star trek, esta vez dirigida por J. J, ese mago del cine, que se va a pegar un topetazo con la Voyager merecedor de ser visto. Otra adaptación-secuela que se nos echa encima aunque no queramos es X-men: Lobezno, en la que el mayor aliciente para los fans mutantes es adivinar quiénes son los personajes que salen de fondo. Eh, espera, ¿ese no es un personaje secundario que apareció brevemente en Uncanny X-men #183? ¡Uauh! Finalmente, Punisher 2 también aparecerá por nuestras pantallas de cine para ofrecernos un filme tan anodino como su primera parte (¿alguien se ha leído Punisher en la línea MAX? Entonces, ¿por qué no nos dan algo como eso?) y Transformers 2 seguirá demostrando que, le pese a quien le pese, Michael Bay es el mayor genio vivo del cine de acción. Toma ya.

Y pasamos a las secuelas. Ya, ya, luego hay alguna película original, tranquilos. Y empezamos con Terminator IV: Sin Schwarzenegger, con una historia tan interesante como tirar de la cadena del water una y otra vez y, en fin, con el regreso a una saga que está quemada y enterrada varios metros bajo tierra. Más o menos como The fast and the furious, que ya nació muerta, lo que no impedirá que en la tercera parte vuelva Vin Diesel a repartir camorra y quemar asfalto. Qué bien, tú. Seguro que es tan divertida (ejem) como las dos primeras. Lo mismo se le puede aplicar a Ice age 3, que, salvo las tonterías de Scrat, la ardilla-rata (¡y ni eso!) no interesa ni a los muy fans del cine de animación. ¿Tendrán que ver esos diseños tan cartonianos –ojo, no he dicho cartoonianos-? Finalmente, La pantera rosa 2 nos demostrará el sentido de la frase “secuelas innecesarias de remakes innecesarios”. Vaya planazo en este 2009, tú.

Aun hay gente que cree que La pantera rosa está protagonizada por un dibujo animado…o por un bollito.

Y en este festival de la originalidad no podemos dejar de lado los remakes, empezando por Viernes 13, dirigida por Marcus Nispel y que promete cosa mala, y siguiendo por Pelham 1-2-3, remake de la trepidante cinta dirigido, en esta ocasión, por Tony Scott, y protagonizado por Denzel Washington y John Travolta. Merece la pena seguirle la pista. También es de lógica hablar de Evangelion 1.0, un remake de la serie original que es igual en todos los aspectos (menos un par). Sólo apto para fans. Y de momento, ya. Eso sí, preparaos para 2010, porque se presenta un año lleno de refritos. Ya veréis, ya.

En cuanto a las películas originales, ahí tenemos a Pixar con la que será su última buena película, Up, antes de meterse en un pantanal de mediocridades con Toy story 3, Cars 2, historias sobre lagartos que intentan enamorarse y otras sobre príncipes y princesas. Pero Up va a ser genial, vaya que sí. También tendremos The wrestler, lo nuevo de Aronofsky (el hombre que tan pronto te hace Requiem por un sueño como te aburre con La fuente de la vida) antes de liarse con Robocop, Monsters versusAliens, donde veremos si Dreamworks ha aprendido algo de Kung fu panda o ha sido un golpe de suerte (de momento pinta bestial) y El curioso caso de Benjamin Button, lo nuevo de David Fincher que promete recuperar al director que a todos nos gustaba. Como sleeper, Let the right one in, que supuso uno de los mayores éxitos del festival de Sitges de este año (y yo, listo de mí, me quedé a las puertas de entrar pensando que sería una más. Snif).

Total, que el 2009 ha empezado fuerte, y a partir de aquí nos esperan 365 días llenos de cine. El mundo os espera. ¡Vamos!